• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Los ataques de ira afectan el corazón

Se creía que los rostros humanos podían expresar felicidad, tristeza, miedo, ira, sorpresa y disgusto | Thinkstock

Se creía que los rostros humanos podían expresar felicidad, tristeza, miedo, ira, sorpresa y disgusto | Thinkstock

Las personas que sufren ataques de ira tienen mayor riesgo en las dos horas siguientes de tener un ataque al corazón o un derrame cerebral, según un estudio de científicos europeos publicado ayer

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En las dos horas posteriores a un ataque de ira, el riesgo de padecer un infarto de miocardio o un síndrome coronario agudo se multiplican casi por cinco (un aumento del 4,7%), comparado con los periodos de calma, explica el estudio. También aumenta un 3,6% el riesgo de derrame cerebral, y se incrementa el riesgo de sufrir arritmias. En el caso de personas con problemas cardiovasculares esos riesgos son todavía mayores.

"A pesar de que el riesgo de sufrir un episodio cardiovascular agudo es relativamente bajo con un solo ataque de ira, aumenta en las personas con ataques frecuentes", explica Elizabeth Mostofsky, de la Harvard School of Public Health en Massachusetts.

"Esto es particularmente cierto para las personas que tienen riesgos añadidos o para los que ya han sufrido ataques al corazón, derrames cerebrales o tienen diabetes", añade.

Según las estadísticas de los investigadores, en un grupo de 10.000 personas con bajo riesgo cardiovascular que sólo se enfadan una vez al mes, se registra un caso de ataque al corazón más que la media. Ese aumento puede ser de hasta cuatro casos por cada 10.000 personas en individuos con alto riesgo cardiovascular.

Entre las personas que tienen cinco ataques de ira al mes, el aumento de ataques al corazón por cada 10.000 personas con poco riesgo sería de 158, según el estudio. Si esas personas con frecuentes ataques de ira tienen además un alto riesgo cardiovascular, los ataques se incrementan en 657 por cada 10.000.

El estudio, publicado por el European Heart Journal, recopila las conclusiones de nueve estudios anteriores con información sobre grupos de personas de los que se conocía su comportamiento relacionado con la ira, y analizó más de 5.000 casos de ataques al corazón y al menos 800 de derrames cerebrales. Sin embargo, este nuevo análisis no revela las causas biológicas de la relación entre la ira y los ataques al corazón.

Los autores citan estudios anteriores que demuestran que el estrés psicológico aumenta la frecuencia cardíaca y la presión sanguínea y que esos cambios pueden provocar trombosis y estimular una respuesta inflamatoria del sistema inmunitario. Sin embargo señalan que todavía habrá que precisar cómo funciona esta relación con el objetivo de que los médicos sepan si es mejor un tratamiento para reducir el colesterol o la presión sanguínea, o bien ayuda psicológica para impedir los ataques de ira (o una combinación de tratamientos).