• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Siete aspectos que él nunca cambiará

Pareja peleando | AFP

Pareja peleando | AFP

Evite decepciones y malos ratos en tu relación de pareja 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A menudo la respuesta recibida de boca de las mujeres es: "Pensé que podía cambiarlo".

Los doctores Charles y Elizabeth Schmitz, expertos en relaciones amorosas y autores de varios libros al respecto, comentan que lo ideal en estos casos es consultar a los profesionales antes de tomar la decisión de convertir a la pareja en 'perfecta'. "Hay una gran verdad que no se puede obviar: No podemos cambiarlo. Así que o lo aceptamos como es y con todas sus virtudes y defectos, o lo dejamos. Siempre debemos recodar que la personalidad de todo ser humano ha sido moldeada desde muy temprano y, una vez que llega a la adolescencia, ya no hay vuelta atrás. Si crees que puedes cambiar a alguien, potencialmente estarás buscándote insatisfacción, una relación fallida y, a menudo, momentos con consecuencias peligrosas", dicen los expertos.

Añaden que en sus 30 años de consultoría han aprendido que existen siete señales de que una relación no va a funcionar. No se trata de hábitos como el eructo luego de la cena, dejar la ropa tirada por toda la casa o subir el volumen de la música al máximo. Estas son características generalizadas de la personalidad que no se pueden cambiar o arreglar. Son defectos. "No se mienta a usted misma ni gaste su tiempo pensando que puede lograr que estas actitudes y comportamientos desaparezcan", dicen los Schmitz.

A continuación, las siete características de la personalidad para tener en cuenta:

1. Comportamiento controlador

Solemos escuchar que las mujeres dicen "Él siempre quería mandar". "Quería tener la última palabra en todo". "Buscaba controlarme, saber con quién hablaba y adónde iba". Las verdaderas relaciones amorosas se caracterizan por la aplicación de la democracia, compartir la responsabilidad. Tener siempre a alguien al mando no permite que la relación sea saludable.

2. Actitud condescendiente

Este es el punto: tu pareja no es tu jefe, tú no eres su esclava. Él no es más importante que tú y sus actitudes y opiniones no están por sobre las tuyas. "Si él exhibe un comportamiento condescendiente hacia ti más de una vez a la semana, quizás debas reconsiderar tu relación. Si él actúa como si fuera un ser superior, es hora de poner las cosas en su sitio", sugieren los autores.

3. Comportamiento narcisista

Según informes de la Clínica Mayo, el desorden de personalidad narcisista es de tipo mental y es aquel en el que la gente tiene un ego inflado en base a su propia importancia y profunda necesidad de admiración. Quienes poseen un desorden de personalidad narcisista, se creen superiores a los demás y dan poca importancia a los sentimientos de los otros.

"Si él cree que es superior a ti, debes demostrarle lo contrario al dejarle y dar por terminada la relación"; sugieren los doctores Schmitz.

4. Tácticas de acoso

Seamos honestos, a nadie le gusta la gente acosadora. Un acosador intenta empujar al otro, volverle un cobarde en su presencia, es una termita que carcome todo.

Está siempre tratando de ingresar en tu mente y debilitarte. Quiere meterse en tu yo interior para controlarte. La pregunta entonces es: ¿Te acosa? Si así fuese, es el momento de abandonar la relación.

5. Acciones manipuladoras

Los doctores Schmitz presentan una simple pregunta a ser contemplada: ¿El ser al que amas está tratando de manipularte e intenta manejarte como si fueras una marioneta y encuentra permanentemente formas diferentes de manipular tus acciones, sentimientos, comportamientos y aspiraciones? Algunos hombres suelen buscar la llegada a una conclusión que ellos han diseñado y no a la que tú pensaste. ¡Cuidado con la manipulación!

6. Falta de mayor seguimiento

Él te ha prometido un jardín de rosas pero ¡nunca te lo cumplió! Te dijo que te llevaría a cenar, pero te dio mil excusas de por qué no lo hizo. Dijo que cortaría el césped, pero lo dejó en el olvido. Te ha dicho que haría muchas cosas y al final no cumplió ninguna de sus promesas."Recuerda que no hacerlo es señal de que debes prestar una atención muy cercana y cuidadosa a lo que está pasando", sugieren los autores.

7. No se puede confiar en él

"Hemos descubierto a lo largo de los años que los mejores matrimonios se basan en la confianza. Si se descubre que el hombre al que amamos miente, aunque sean mentirillas blancas, hay que tener mucho cuidado. Hacer pasar esto como algo que no tiene importancia puede tener consecuencias mayores", señalan los Schmitz. Añaden que si él habla de que no tiene por qué ser fiel a sus amigos o a los miembros de la familia en ciertas circunstancias, hay que tener mucha cautela. Si él puede mentirle a un amigo o a un familiar, también te mentirá a ti. Si no puedes confiar en él, aléjate. Si te quedas, lo harás bajo tu propio riesgo.

Luego de lo anterior, esta es la lección más importante de todas: Si él no es sólido, si sus acciones y comportamientos no corresponden a lo dicho, debes comprender que nunca lograrás cambiarle. Si él demuestra cualquiera de estas características, no habrá cambios. Si crees que es posible volar por las nubes con tan solo desearlo, sigue adelante y cree en que podrás cambiarle. Pero al final del camino te sentirás terriblemente decepcionada.