• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Los alimentos insalubres causan más de 200 enfermedades

La salmonelosis, las enfermedades gastrointestinales y la infección por Escherichia coli, entre otras, enferman a más de 582 millones de personas en el mundo |Foto: El Nuevo Día | Puerto Rico

La salmonelosis, las enfermedades gastrointestinales y la infección por Escherichia coli, entre otras, enferman a más de 582 millones de personas en el mundo |Foto: El Nuevo Día | Puerto Rico

La OPS/OMS llama a prevenirlas mediante acciones en toda la cadena alimenticia, desde la producción al consumo, y recomienda aplicar cinco medidas clave

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los alimentos contaminados por bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas nocivas causan más de 200 enfermedades, desde diarreas hasta cáncer. 

Alimento seguro: Del campo a la mesa, haz tu parte es el lema de este día, que recuerda el aniversario de la fundación de la OMS en 1948. 

“Las enfermedades causadas por los alimentos contaminados constituyen un serio problema para la salud de la población y pueden poner en riesgo el desarrollo, el comercio y el turismo de nuestros países”, señaló la directora de la OPS/OMS, Carissa F. Etienne. “En las Américas, con nuestra abundante producción de alimentos, podemos evitar la mayoría de estas enfermedades a través de programas fuertes de control de alimentos”, afirmó.

La salmonelosis, las enfermedades gastrointestinales y la infección por Escherichia coli, entre otras, enferman a más de 582 millones de personas en el mundo y matan a más de 350 mil cada año. Estas enfermedades se deben a la ingesta de alimentos insalubres como carne animal mal cocinada, frutas y hortalizas contaminadas con heces o pesticidas y mariscos crudos que contienen biotoxinas marinas. 

Las interconexiones de las cadenas alimentarias mundiales han impulsado el aumento en número, frecuencia y lugar de estas patologías. La urbanización acelerada también ha incrementado los riesgos, ya que las personas consumen más comidas preparadas fuera de casa, que pueden no ser manipuladas o preparadas adecuadamente. 

Se estima que anualmente una de cada cuatro personas sufre un episodio de enfermedad transmitida por alimentos en las Américas. Los niños y las niñas, las embarazadas, los inmunosuprimidos y los adultos mayores son los más vulnerables a este tipo de enfermedad.

“Identificar rápidamente los brotes de enfermedades transmitidas por alimentos y responder a ellos en forma oportuna y coordinada es clave para minimizar su impacto sobre la salud de la población, así como sobre la economía de los países”, manifestó Enrique Pérez, asesor principal en Enfermedades Transmitidas por los Alimentos Y Zoonosis de la OPS/OMS.

Si bien no existen datos regionales sobre los costos asociados a estas enfermedades (atención, medicamentos, horas de trabajo perdidas por el paciente), se calcula que se pierden de 700 mil a 19 millones de dólares anuales en el Caribe, y más de 77 mil millones de dólares en los Estados Unidos.

Cinco medidas clave para prevenir enfermedades transmitidas por los alimentos

Los alimentos pueden contaminarse en cualquier eslabón de la cadena. Por eso, todos los participantes deben tomar medidas para mantener la seguridad de los alimentos, desde el productor hasta el consumidor, pasando por el procesador y el vendedor. 

La manipulación adecuada en los establecimientos de comidas y en el hogar es igualmente imprescindible para prevenir las enfermedades transmitidas por los alimentos. 

La Organización Panamericana de la Salud recomienda aplicar cinco medidas claves: 

1. Mantener la higiene.

2. Separar los alimentos crudos de los cocidos.

3. Cocer totalmente los alimentos.

4. Mantener los alimentos a temperaturas seguras.

5. Utilizar agua e ingredientes crudos seguros.

La OPS/OMS colabora con sus países miembros para reforzar los sistemas de vigilancia integrados que velan por la seguridad de los alimentos en toda la cadena alimenticia, contar con sistemas de inspección y control fuertes que eviten incidentes nacionales e internacionales con alimentos contaminados y reforzar sus capacidades de laboratorio para el control de los mismos, entre otras acciones.