• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Las aerolíneas recurren a la tecnología para atraer usuarios y bajar costos

Turkish Airlines actualiza mensualmente la oferta en "Planet", su sistema de entretenimiento a bordo, garantizando 1.500 horas de contenidos para consumir / Foto Turkish airlines

Turkish Airlines actualiza mensualmente la oferta en "Planet", su sistema de entretenimiento a bordo, garantizando 1.500 horas de contenidos para consumir / Foto Turkish airlines

Desde robots en los aeropuertos hasta aplicaciones para smartwatches, las compañías aéreas apuestan a la innovación para enamorar a sus pasajeros 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Seamos viajeros frecuentes o no, las compañías aéreas ocupan un lugar agridulce en nuestras vidas. Son las responsables de algunos de nuestros mejores recuerdos, como cuando nos acercan a la ciudad que siempre soñamos conocer o a las vacaciones perfectas, pero también las culpables de nuestras peores rabietas, como cuando nos hacen pasar horas en un aeropuerto esperando, o cuando extravían la valija en la que tenemos toda nuestra ropa para la playa. Las aerolíneas saben esto y trabajan para tratar de mejorar la experiencia con los clientes, mientras en el frente interno enfrentan ellas mismas turbulencias casi tan fuertes como en el aire: se trata de una industria volátil y con muchos actores involucrados, que rara vez consigue ser redituable.

Esta complejidad quedó perfectamente reflejada en los balances de 2015, que mostraron grandes resultados en las planillas contables pero no bastaron para ser una buena noticia. Casi todas las aerolíneas estadounidenses reportaron ganancias récord el último año y, según cifras anunciadas por la agencia de aviación de la ONU, el número de pasajeros de aviones creció 6,8% a nivel global en este período. Sin embargo, esto no bastó para levantar el ánimo de inversores y accionistas. Como bien señaló el CEO de American Airlines, Doug Parker, el alivio económico fue el resultado de una coyuntura histórica favorable asociada al desplome del precio del barril de petróleo, que hizo que el combustible de los aviones valga 50% de lo que costaba hace 2 años. Pero eso no significa, necesariamente, que estemos en presencia de una tendencia que se mantendrá, sino que llegó la hora de aprovechar el escenario, optimizar costos y sumar aún más pasajeros. Y los adelantos tecnológicos parecen ser la llave del éxito.

Mensajeros y robots. Quizá quien mejor entendió que el camino de la innovación es el correcto es KLM, que implementó en los últimos meses muchas medidas ingeniosas, como utilizar el mensajero de Facebook como canal de atención. En una decena de países se puede obtener información sobre reservas, check-in y estado de los vuelos, además de recibir directamente el boarding pass, en el Facebook Messenger, en donde la compañía desplegó un equipo especial de atención al cliente. Y en el aeropuerto de Ámsterdam - Schiphol, por su parte, la empresa tiene al robot Spencer, que recibe a los pasajeros en tránsito y los acompaña hasta la conexión hacia otros destinos para que no pierdan su vuelo, interactuando con ellos y ayudándolos con cualquier inconveniente:

Hace tiempo que American Airlines digitalizó varias de las instancias previas al vuelo y ya se puede recibir la tarjeta de embarque en un dispositivo móvil, con el objetivo de facilitar los trámites a realizar en el aeropuerto y ahorrar papel. Con su sistema BeNotified llegan alertas para todos los vuelos vía mensaje de voz, texto o correo electrónico. Aquellos que tengan un Apple Watch pueden recibir incluso más información en su muñeca, desde cuánto tiempo tomará llegar al aeropuerto desde sus casas hasta visualizar en el aire en qué parte de la ruta se encuentra el avión y cuánto falta para aterrizar.

Impresión 3D de piezas del avión. La tecnología también ayuda a pasarla mejor en el aire. Turkish Airlines, por ejemplo, actualiza mensualmente la oferta en "Planet", su sistema de entretenimiento a bordo, garantizando 1.500 horas de contenidos para consumir. En este momento ofrecen 337 películas y 414 series en un amplio rango de géneros, además de juegos, estaciones de radio y 756 álbumes de música. Los pasajeros de Business, además, disponen de acceso a Internet ilimitado de alta velocidad sin costo. Y para lograr mayor confort sin subir los costos, el año pasado Air New Zealand comenzó a imprimir en 3D partes de sus naves. De este modo, la empresa logró solucionar un problema muy común en el rubro: tener stock de las miles de piezas que componen las cabinas, que pueden ser muy caras de producir utilizando métodos de fabricación tradicionales.

Pero los viajes son mucho más que el tiempo que uno está en vuelo. Air France lo sabe y por eso lanzó hace algunas semanas Travel by Air France, una guía de viajes gratis disponible para cualquier viajero. Ideal para quienes estén planeando un viaje, pero también para que se lo descargue quien ya está en destino, la guía incluye una detallada selección de lo mejor de 89 ciudades, incluyendo bares poco conocidos, salidas sin costo y hoteles boutique, curados por bloggers e influenciadores locales.

Pantallas grandes. Sin dudas la implementación de tecnología e ideas innovadoras es una tendencia que no sólo se mantendrá en el futuro, sino que se profundizará. La compañía francesa Thales Group, por ejemplo, presentó por estos días un prototipo de pantalla táctil HD de 21,3 pulgadas de bajo costo, ideal para los asientos más económicos, como publicó ThePointsGuy. Bautizadas "Digital Sky", se trata de una suerte de tablet vertical con suficiente contenido como para hacer más placentero el viaje, incluyendo además de películas y capítulos de series, juegos, versiones digitales de las principales revistas y ejercicios de meditación para lograr un relax total.

Quizá dentro de muy poco tiempo podremos disfrutar de estas mega pantallas incluso en los vuelos más económicos y contar en todas los asientos de Internet de alta velocidad para hacer streaming en 4K de nuestra serie o película favorita antes de llevar a destino.