• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

¿Eres adicta al trabajo? Conoce tres claves para desconectarte

Foto: El Comercio

Foto: El Comercio

Deja atrás el estrés que produce tu vida laboral y retoma tu -casi extinta-vida personal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La tecnología debe simplificarnos el trabajo y no al revés. Piensa un poco: si todas tus conversaciones derivan en temas de trabajo, si no puedes dejar tu móvil incluso cuando estás saboreando el almuerzo y ya sufres de cansancio permanente, dolores musculares, jaquecas, gastritis o insomnio; es momento de tomar cartas en el asunto.

El año pasado, dos grandes sindicatos franceses firmaron un acuerdo que definía el tiempo, carga de trabajo y el descanso de los empleados. Los beneficiados fueron consultores, informáticos e ingenieros con cargos de mucha responsabilidad, quienes deben apagar sus móviles u ordenadores con alguna conexión con la oficina, durante 11 horas al día.

La jornada laboral máxima es de ocho horas diarias o de 48 horas semanales [aunque si tu empleador y tú lo deciden, podrían fijar una jornada menor a esta norma]. Eso implica que después de tu horario de trabajo, no deberías estar permanentemente conectada, salvo excepciones como el caso de emergencias o urgencias laborales en las que no tienes quién te reemplace.

Patricia Cánepa, consultora y miembro del directorio de Lee Hecht Harrison, DBM Perú nos sugiere salir de la monotonía diaria para desconectar nuestra mente del trabajo. En el recuadro tres consejos suyos.

Ponlos en práctica y te sentirás más relajada, ganarás salud e invertirás en ti misma. ¡Atrévete a salir de la rutina.

Tres claves

- Toma clases de artes marciales [u otro deporte]. Siempre son admirables las personas que son cinturón negro en karate o en otra disciplina similar.

- Toma clases de actividades diferentes a las que se acostumbra a hacer en el trabajo que  romperán tu rutina y te convertirán en una persona con cosas nuevas para compartir.

- Planta un árbol, comparte tiempo con tu familia o escribe un libro. Piensa en lo divertido que sería plantar un árbol con tus hijos. O considera alguna actividad sobre la cual sabes mucho más que otros y escribe un libro o un "blog" al respecto.