• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Ventajas y desventajas de ser vegetariano

Cada día aparecen más productos vegetarianos al mercado, como la mayonesa sin huevo | Foto: El Tiempo

Cada día aparecen más productos vegetarianos al mercado, como la mayonesa sin huevo | Foto: El Tiempo

Existen cuatro factores que influyen en un sistema alimentario sostenible, según expertos como Eduard Baladía: "Un uso racional de los recursos naturales, unos sistemas de producción de alimentos basados en la lógica, estilos de vida que permitan la sostenibilidad y políticas que lo apoyen"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Era octubre del 2009 y el economista británico Nicholas Stern, experto en cambio climático, dejó para la historia esta frase en una entrevista en el diario The Times: "La única vía para salvar el mundo es que todo el planeta se haga vegetariano". Sus palabras no sonaron extrañas a la comunidad científica: está demostrado que las ventosidades de las vacas son una de las principales fuentes de emisiones de metano a la atmósfera.

Su efecto nocivo es 23 veces mayor que el del dióxido de carbono de otras fuentes. De hecho, Naciones Unidas afirma que el 18% de las emisiones de CO2 tienen su causa en la ganadería. Pero no solo es una cuestión de toxicidad: los bosques sufren el expolio de las explotaciones extensivas de animales y el maltrato en cierto tipo de granjas de crianza es conocido. "Creo que es importante que la gente reflexione sobre sus acciones, y esto incluye lo que come", aseguró Stern.

En Colombia hay, al menos, 10 organizaciones que protestan contra el sufrimiento animal, y casi todos simpatizan con las dietas vegetarianas. La más antigua es ADA (Asociación Defensora de Animales y del Ambiente), fundada en Bogotá en 1964.

La encuesta anual del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) calcula que 600 millones de personas son vegetarianas en el planeta, un tímido 10%. La India es el país donde más se cuentan: casi un 40% de la población no come carne.

En EE UU, con un 13% de vegetarianos, la empresa Impossible Food ha inventado una hamburguesa que sabe, huele y sangra como un trozo de carne a la parrilla, The Impossible Hamburger, hecha solo de plantas. De allí es también la mayonesa sin huevos, Just Mayo, que se vende en grandes almacenes como Wholefoods y un batido, Soylent, que contiene todos los nutrientes que necesita el cuerpo para sobrevivir sin rastro de proteína animal.

La ciencia sabe que el mercado de comida para los vegetarianos crece (hamburguesas vegetales y salchichas de tofu incluidas), pero también que cada vez hay más omnívoros conscientes de los riesgos para la salud y el daño al medioambiente que produce consumir carne.

"Estos alimentos que imitan la carne o los huevos son una buena opción, aunque innecesaria. La alimentación cumple mucho más que un papel relacionado con la salud, también desempeña un rol social muy importante. Los vegetarianos deben saber que no es necesario acceder a estos nuevos alimentos para obtener todos los nutrientes que necesitan, sino que es una opción según sus apetencias y su nivel económico. Estos productos para vegetarianos suelen ser bastante caros", afirma Eduard Baladía, de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas (FEDN) .

Vivir sin proteína animal

"Si tuviéramos que elegir una respuesta breve a la pregunta de si podemos sobrevivir sin comer animales yo diría que sí", explica el nutricionista. "Para una respuesta larga debería añadir que una dieta vegetariana tiene que estar bien planificada (igual que la omnívora), y es necesario prestar atención a la ingesta de vitamina B12, el único nutriente que puede verse limitado", añade.

Con los estudios en la mano, un adulto está preparado para sobrevivir sin comer carne. En el caso de los niños, hay cuestiones que debemos tener en cuenta. "Para asegurar que los chicos tengan niveles correctos de vitamina B12, tendríamos que proporcionárselas en forma de comprimidos. Lo que no sé es qué impacto psicológico puede tener este hecho en sus vidas", explica Baladía. "Es posible que se sientan diferente al resto y quizá esto les pueda afectar", concluye.

Vanesa León García, miembro de la Comisión de la Asociación de Dietistas Nutricionistas de Madrid, Addinma, explica que existen muchos modelos de dieta dentro de lo que se conoce como "ser vegetariano".

"Quizá los veganos, o sea, los que han desterrado completamente la carne y los productos derivados de los animales de su dieta son los que pueden sufrir carencias de vitamina B12, hierro, zinc, calcio y proteínas. En general, la comunidad científica desaconseja esta alimentación tan restrictiva", apunta. "Por eso se recomienda que las dietas vegetarianas incluyan huevo y lácteos y que se hagan combinaciones con el resto de los alimentos vegetales para cubrir las necesidades", aconseja.

Esta experta asegura que volverse vegetariano o no depende de cada quien, pues "se trata de una decisión muy personal promovida tanto por razones sociales y medioambientales como dietéticas o éticas", afirma. Comer carne o no es, por tanto, una cuestión de conciencia.

Otros beneficios de preferir los vegetales sobre las carnes

1. Previene enfermedades: la alimentación vegetariana se asocia a la prevención de enfermedades cardiovasculares.

2. Obtiene proteínas: los alimentos de origen vegetal sí aportan proteína. Una mezcla de cereales y legumbres es capaz de satisfacer 100% al cuerpo humano.

3. Vida saludable: más que una forma de alimentarse, esta tendencia ya es un estilo de vida respetuoso con el medioambiente, la fauna y la flora.

Factores claves
Sistemas alimentarios sostenibles

Existen cuatro factores que influyen en un sistema alimentario sostenible, según expertos como Eduard Baladía: "Un uso racional de los recursos naturales, unos sistemas de producción de alimentos basados en la lógica, estilos de vida que permitan la sostenibilidad y políticas que lo apoyen".

Clases de consumidores

Los veganos: excluyen de su alimentación todo tipo de alimentos de origen animal.

Los lactovegetarianos: incluyen productos lácteos en su alimentación, especialmente yogures y quesos.

Los ovolactovegetarianos: en este caso se incluyen tanto lácteos como huevos. Suele ser la práctica más común en aquellas personas que buscan el no sufrimiento de los animales.