• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

En Venezuela la escasez llegó hasta los partos

La madre de todas las batallas/ Foto: La Nación

La madre de todas las batallas/ Foto: La Nación

La falta de medicamentos y otros insumos afecta a mujeres que están por dar a luz; largas esperas en los hospitales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con un embarazo avanzado, Hilda Angarita tuvo que recorrer cinco farmacias en la sofocante ciudad de Maracaibo, en el oeste de Venezuela, para encontrar finalmente los parches que iba a necesitar después de la cesárea.

"Mañana voy a parir y estoy en la calle. Quiero llegar a mi casa", dijo la profesora de 37 años, abanicándose mientras descansaba tras el recorrido que se volvió rutinario.

Durante los últimos nueve meses, Angarita ocupó sus días en buscar vitaminas, pastillas de calcio, pañales y otras medicinas indispensables para su bebe, intentando luchar contra la tenaz escasez de bienes básicos que sufre Venezuela.

Un estricto control cambiario y de precios vigente desde hace más de una década empeoró la falta intermitente de alimentos y medicinas, según analistas, lo que alteró la vida diaria de los venezolanos, y también a los que están por nacer.

La escasez se agrava en ciudades como Maracaibo, cerca de la frontera con Colombia, por el contrabando de la mercancía, que se revende a mejor precio en el país vecino.

Es así como en esas zonas fronterizas ya es costumbre que las mujeres embarazadas salgan de casa al amanecer para invertir su tiempo en hacer largas colas y poder acumular pañales y otras medicinas básicas antes de que nazca el bebe. "Todo es una traba", dice Angarita, que ahora lamenta haber votado al fallecido Hugo Chávez.

Pero, más allá de alterar las rutinas, la escasez de insumos en el sector de salud también incrementó el riesgo de mayores complicaciones durante el embarazo en el país, según alertan médicos y grupos de derechos humanos.

"Maternidades y unidades pediátricas presentan hacinamiento, no hay suficientes incubadoras, falta el agua y son normales los cortes de luz. Hay equipos dañados y no hay insumos quirúrgicos ni funcionan los bancos de sangre", apunta un informe conjunto de las organizaciones locales Codevida y Provea, de mayo pasado.

El deterioro de los hospitales obliga al personal médico a rechazar pacientes por la falta de insumos y medicinas básicas como antibióticos, un problema que se sumó a un éxodo de profesionales de la salud que abandonan Venezuela en medio de la crisis económica y de inseguridad.

Hay pocos datos oficiales que permitan documentar mejor los efectos de la escasez en las embarazadas de Venezuela.

Durante sus 14 años en el poder, Chávez invirtió parte de la bonanza petrolera en organizar miles de centros de salud gratuitos en barrios pobres del país, en su mayoría atendidos por médicos cubanos, y promover programas de cuidado a las madres embarazadas, como la Misión Niño Jesús.

Sus seguidores también celebraron una reforma legal que permitió una licencia de seis meses por maternidad.

La mortalidad infantil en Venezuela en chicos menores de un año se redujo, según datos del Banco Mundial, a 12,9 muertes por cada 1000 nacidos en 2013 desde las 19,6 muertes de 1998, el año en que Chávez ganó sus primeras elecciones.

Pero desde que aumentó la falta de productos básicos el año pasado, muchos indicadores oficiales dejaron de difundirse.

Las últimas cifras disponibles del Ministerio de Salud muestran un incremento de la mortalidad infantil de 2,35% de enero a octubre del año pasado en comparación con el mismo período de 2013.

El gobierno de Venezuela no respondió a las solicitudes de más información hechas por Reuters y voceros del Instituto Nacional de la Mujer dijeron no estar autorizados para dar entrevistas.

El sucesor de Chávez, Nicolás Maduro, culpa a los empresarios de acumular medicamentos y productos para incrementar el descontento contra su gobierno.

El ex chofer de ómnibus de 52 años Maduro ha dicho que su gobierno se mantiene comprometido con el gasto social a pesar de los bajos precios del crudo, su principal fuente de divisas. "Así el petróleo llegue a cero, nuestros chicos tienen garantizado todo: su atención de salud, su educación", dijo el presidente.

LARGA ESPERA

A las 8 de la mañana, más de 100 mujeres embarazadas esperaban en los pasillos de un centro de maternidad en Maracaibo. En las paredes colgaban retratos de Chávez y de Simón Bolívar.

Los chequeos de todas ellas se harían en salas donde las temperaturas pueden superar los 35°C debido a la falta de repuestos para reparar los acondicionadores de aire.

El calor no sólo resulta incómodo, sino un caldo de cultivo para bacterias, advirtieron algunos médicos del hospital, que mostraron cómo pasan consulta a las embarazadas sin tener a mano papel higiénico ni hojas para escribir sus indicaciones.

Uno de ellos, de la unidad de cuidados intensivos, denunció que tres pacientes con embarazos de alto riesgo casi murieron de asfixia este año al no poder extraerles saliva por la falta de catéteres de succión.

"La crisis está peor cada día, porque cada día hay más desabastecimiento", dijo una obstetra, bajo la condición de anonimato, porque no tiene permiso de hablar con los medios de comunicación durante sus labores en el centro asistencial.

"Traigo guantes, sondas, gasas de afuera. En el día las pacientes buscan donde sea, pero en la noche es peligroso", añadió la doctora, que admitió estar considerando emigrar del país.

Siete de cada 10 medicamentos no están disponibles en el país, estima la Federación Farmacéutica de Venezuela.

Las vacunas contra la varicela escasean y es intermitente el abastecimiento de las que protegen a los chicos de enfermedades como polio y hepatitis, según la Sociedad de Puericultura y Pediatría de Venezuela