• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Venecia y Milán unidas por el arte y el turismo

Parque infantil en Expo Milán 2015 / Foto Expo2015.org

Parque infantil en Expo Milán 2015 / Foto Expo2015.org

La mayor cita del arte busca batir récord de audiencia, apoyada en la celebración de la Exposición Universal en la ciudad lombarda

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Venecia.- “Forza Italia”, parecen decir juntas la Bienal de Venecia y la Expo Milán para poner en la mira a Italia, país del turismo y del arte por tradición universal. La edición 56 de la bienal, que cierra el 22 de noviembre, aspira a conquistar la audiencia inédita de un millón de visitantes, la mayor parte de ellos atraídos en primer lugar por la exposición en Milán y luego, para aprovechar el viaje, con una parada en Venecia.

En la apertura de la cita de arte el nigeriano Okwui Enwezor le entregó el León de Oro a El Anatsui, un artista refinado capaz de hacer con la nada misma una obra maestra. Original de Ghana, borda textiles con etiquetas en desuso. Su obra se vio en la edición dirigida por Robert Storr, junto a los “tondos” de Guillermo Kuitca, y, en la memorable muestra Artempo del Palazzo Fortuny.

Enwezor planteó su guión curatorial con la mirada en el futuro y en los mundos posibles. La respuesta es abierta y políticamente correcta.

Hay que rendirse ante el poder de Alemania y su pabellón imperial reconstruido internamente para someter al visitante a un peregrinaje ascendente y descendente hasta encontrar en las entrañas del edificio la proyección de un video de alta definición, mordaz y atractivo, que se mira recostado en reposeras playeras. Un paraíso perdido custodiado por drones y figuras inspiradas en un animé japonés. En el otro extremo, está Uruguay con la obra de Marco Maggi y curaduría de Patricia Betancourt. Maggi saca de la galera una instalación hecha con lápiz y papel. Global Myopia cuestiona la falta de visión contemporánea y demuestra que el envío a una bienal puede caber en un bolsillo, sin necesidad de seguro ni transporte, al ocupar el espacio de un file en un pendrive.

El tercer mundo posible es el de Sarah Lucas, señora del pabellón de Gran Bretaña con su obra bizarra. Sabe cómo provocar, no en vano forma parte de los chicos díscolos de Charles Saatchi, formados en la escuela Goldsmith.