• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

¿Vas a inscribirte en un gimnasio? No olvides estos consejos

El ejercicio hace que uno se sienta mejor con uno mismo

El ejercicio hace que uno se sienta mejor con uno mismo

Antes firmar el contrato para recibir los servicios de un gimnasio, es importante revisar el documento para evitar problemas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Según Álvaro García, gerente general de Gold's Gym, en Lima, dos de cada 100 personas acuden a un gimnasio, mientras que en provincias, la cifra se reduce a uno; lo que se convierte en un claro indicador del interés que tienen los peruanos por mantenerse en forma.

Considerando que el usuario promedio tiene entre 25 y 45 años, asiste dos veces a la semana durante una hora y suele pagar US$50 en promedio por afiliación mensual, el Indecopi le brinda estas recomendaciones para lograr que esa inversión sea muy bien aprovechada:

Solicite información sobre precios y horarios disponibles en diferentes gimnasios. Solo así sabrá cuál le conviene a su bolsillo y cuál se ajusta a sus requerimientos de tiempo.

    En caso el gimnasio tenga sucursales, infórmese sobre la posibilidad de hacer uso de sus servicios en todos sus locales. Pregunte sin temor.

    Antes de firmar el contrato, verifique las condiciones y restricciones del mismo.

    Infórmese sobre el periodo de ‘freezing’, (congelamiento de la membresía y recuperación de días). Pregunte si es transferible o no.

    Solicite información sobre los servicios adicionales que ofrecen: sauna, spinning, cuidado de niños (el 55% de las personas que entrenan en un gimnasio son mujeres), entrenador principal, entre otros. Consulte si su uso requiere del pago de un monto adicional.

    Verifique el buen estado de los equipos (colchonetas, steps, mancuernas y bandas eléctricas).

    Indague si la empresa para la que trabaja cuenta con convenios con algún gimnasio. Es posible que el descuento corporativo le resulte favorable.

    Por último, recuerde que un buen gimnasio debe  tener –siempre– todos sus elementos en condiciones limpias y ordenadas.