• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Ucrania advierte que está al borde de una "gran guerra" con Rusia

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko. Foto: AFP / La Nación

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko. Foto: AFP / La Nación

El ministro de Defensa dijo que un conflicto de gran magnitud "ha llegado al umbral de nuestra puerta" y pronosticó que habrá "decenas de miles" de víctmas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ministro de Defensa ucraniano advirtió que su país está al umbral de una "gran guerra" con Rusia, la cual podría causar decenas de miles de víctimas.

"Desde la Segunda Guerra Mundial, no se ha visto en Europa una gran guerra como la que llegado al umbral de nuestra puerta. Desgraciadamente, las pérdidas en una guerra así no se medirán en cientos, sino en miles y decenas de miles" de víctimas, afirmó Valeriy Geletey.

Antes, el presidente ucraniano, Petro Poroshenko , acusó a Rusia de una "agresión directa y abierta" que dijo había cambiado radicalmente el balance en el campo de batalla mientras las fuerzas de Kiev sufrieron un nuevo revés en la guerra con los separatistas prorrusos.

El Ejército ucraniano dijo que sus tropas recibieron la orden de retirarse de un aeropuerto vital en el este del país, cerca de la ciudad de Lugansk, donde han estado luchando contra un batallón de tanques rusos.

Poroshenko dijo en un discurso que podría haber cambios en la cúpula de las fuerzas armadas rusas, cuyos soldados huyeron ante un nuevo avance rebelde en el sur, que los aliados occidentales de Kiev dicen que ha estado respaldado por Rusia.

El presidente ruso, Vladimir Putin, quien llamó ayer a negociaciones inmediatas sobre la "categoría de estado" del sur y este de Ucrania, culpó a los líderes de Kiev de negarse a sostener conversaciones políticas directas con los separatistas.

Putin también esperaba que el "sentido común" prevaleciera en Occidente sobre la posibilidad de imponer sanciones económicas adicionales, pese a las negativas de Moscú de estar ayudando a los rebeldes.

Hasta la semana pasada, Ucrania parecía estar cerca de controlar la rebelión de cuatro meses en el este, que estalló después de que un presidente pro Moscú fue destituido por protestas populares. Pero luego los rebeldes abrieron un nuevo frente en el sur, sobre la costa del Mar de Azov, acercándose hacia la ciudad de Mariupol.

Poroshenko repitió la afirmación de Kiev de que las fuerzas rusas están ayudando a los rebeldes en la guerra.
"Se ha lanzado una agresión abierta y directa contra Ucrania por parte de un país vecino. Esto ha cambiado la situación en la zona de conflicto de un modo radical", declaró en un discurso en la academia militar de Kiev.