• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Tricotilomania, el trastorno de arrancarse el cabello

Foto cortesía de El Nuevo Día

Foto cortesía de El Nuevo Día

Para mejorar el problema se debe tratar con una terapia de hipnosis de la mano de un psicólogo 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Algunos comienzan a perder el pelo a causa del estrés, el paso de los años  o la calvicie, pero también hay personas que se van quedando sin cabello porque se lo arrancan de manera constante y descontrolada. Este transtorno psicológico se conoce como tricotilomania.

Quienes lo padecen, usualmente se quitan con los dedos los vellos de las cejas, las pestañas, alguna parte de la cabellera u otras áreas del  cuerpo.

Joan Rolón, psicóloga con experiencia en el tratamiento de este padecimiento, menciona a modo de ejemplo casos reales  como el de una niña menor de edad que tras quedarse sin cejas ni pestañas ahora se arranca pelo de un lado de la cabeza. O el de un adolescente que llegó a perder todo el cabello en la mitad de su cabeza.

¿Qué motiva este comportamiento? Todavía no se sabe, indica Rolón. Sin embargo, en su experencia ha observado la ansiedad como un factor común entre sus  pacientes, especialmente pediátricos.

“La condición se ubica bajo la categoría de los transtornos obsesivo compulsivos”, destaca la psicóloga.

De acuerdo al National Institutes of Health un cuatro por ciento de la población estadounidense padece de tricotilomania. La condición es  cuatro veces más frecuente en mujeres que hombres, incluyendo menores de edad.

“En el caso de los niños, esta conducta comienza muchas veces en lugares donde los  papás no están viendo, por ejemplo, la escuela.  Entonces son las maestras quienen la reportan”, comenta Rolón.

Lo primero que deben hacer los padres para atender la situación es descartar que alguna otra condición médica esté molestando al menor. Si este no es el caso, Rolón recomienda consultar a un especialista de la conducta de inmediato.

En su práctica, ella utiliza una combinación de terapia psicológica con hipnosis. 

“Durante la hipnosis utilizo mensajes o sugestiones, para ayudar a los pacientes a poder detener  la conducta”, explica, quien ha visto resultados positivos al cabo de un par de sesiones, aunque aclara que cada caso es distinto.

El proceso terapéutico puede llevar a los pacientes a ser conscientes de lo que provoca su estado. Por ejemplo, un joven recordó el momento preciso en el cual comenzó a arrancarse el pelo. Fue cuando creo consciencia de una difícil situación entre su madre y su padre.

Si no es tratada, la tricotilomania puede desencadenar en otros trastornos más severos, como el trastorno obsesivo compulsivo u otras conductas repetitivas.

Señales de alerta

Según la cuarta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría (DSM IV), la tricotilomania se diagnostica cuando se cumplen los siguientes  criterios:

1. Arrancarse de forma repetitiva el propio pelo, lo que se traduce en la pérdida sensible del pelo.

2.  Presentar sensación de tensión antes de arrancarse el cabello o cuando la persona trata de resistirse a realizar la conducta.

3. Placer, gratificación o liberación, mientras se realiza el comportamiento.

4. El comportamiento no se explica por otro problema médico (dermatológico) o psiquiátrico (como la esquizofrenia).

5. Arrancarse el pelo provoca malestar significativo o deterioro en una o más áreas de la vida de la persona (social, o laboral).