• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Steve Jobs demandado a dos años y medio de su muerte

Fue en 2001 cuando el iPod salió del horno | Archivo

Fue en 2001 cuando el iPod salió del horno | Archivo

El fundador de Apple es uno de los principales encauzados en una demanda colectiva de exempleados de firmas tecnológicas por acuerdos que controlaban su libertad laboral

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El próximo mes de mayo se llevará a cabo un juicio muy particular para las empresas de tecnología de Estados Unidos.  Miles de extrabajadores de Apple, Google, Intel, Adobe, Pixar, Intuit y otras firmas más pequeñas exigirán indemnización por coartar su libertad.

Para comprender la historia hay que remontarse a 2005. Según publicó el portal de finanzas de Yahoo!, fue entonces cuando Jobs decidió escribir a Eric Schmidt, presidente ejecutivo de Google, que dejara de "tocar" a sus trabajadores.

El relato es extenso pero, en suma, el enigmático genio de la tecnología "tranzó" con el buscador para que no contratara más a sus empleados. 

La situación llegó al límite de que un funcionario de Google fue despedido a poco de llegar debido a que, previamente, había trabajado en Apple.

Así consta, según publica Yahoo!, en una investigación llevada a cabo por el Departamento de Justicia de Estados Unidos. Así, Jobs conservaba los talentos dentro de su empresa y, de paso, mantenía topeados los salarios de los trabajadores.

El caso involucró también a la firma Palm, con quien Jobs intentó lograr un acuerdo similar. Aparentemente, la empresa lo rechazó.

La investigación finalizó en 2010 pero miles de trabajadores que formaron parte de estas y otras firmas del ramo presentaron una demanda colectiva. Hasta 64.000 personas se adhirieron a la denuncia, por la que reclaman varios miles de millones de dólares.

El juicio tendrá lugar el próximo mes de mayo y la acusación sostendrá sus reclamaciones en los mensajes que se enviaron varios de los más poderosos directivos de Silicon Valley. Entre ellos —y sobre todo—, Steve Jobs, el supuesto instigador de aquella trama que, dos años y medio después de su muerte, sigue acaparando titulares.