• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

"Solitario George" será exhibido embalsamado en Nueva York

 La tortuga gigante "Solitario Jorge" / Foto: El Comercio

La tortuga gigante "Solitario Jorge" / Foto: El Comercio

La tortuga emblemática de las Islas Galápagos murió en el 2012 y era la última de su especie. 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El cuerpo embalsamado de la tortuga gigante "Solitario Jorge", emblema de las Galápagos, última de su especie y que murió en 2012, se exhibirá desde este mes en el Museo Americano de Historia Natural, de Nueva York, tras haber sido disecada en un proceso que duró más de un año.

El Solitario "Jorge" o "George" fue el último ejemplar de la especie de la isla Pinta "chelonoidis abingdoni" y desde su hallazgo en 1971 fue cuidado en el Centro de Reproducción y Crianza de la Dirección del PNG en la isla Santa Cruz.

Gracias a un convenio firmado con el mencionado museo, que se encargó de embalsamar el espécimen, el cuerpo de la tortuga podrá ser apreciado por las alrededor de mil personas que a diario visitan ese sitio, hasta finales de este año, cuando empezará el proceso de retorno a Ecuador, señaló el Parque Nacional Galápagos (PNG).

EXHIBICIÓN CLIMATIZADA

En un comunicado, el PNG indicó que el Museo Americano de Historia Natural ha acondicionado un área especial, que cuenta con todos los estándares ambientales y físicos necesarios para la preservación del galápago, que se exhibirá desde el 18 de septiembre.


Los taxidermistas que trabajaron con el cuerpo del "Solitario", decidieron colocarlo en una postura que muestre la altura de la tortuga, con sus extremidades y cuello extendidos, detalló el PNG. Agregó que a su regreso al Ecuador, el "Solitario Jorge", "considerado un bien patrimonial nacional", también será colocado en exhibición.

Los naturalistas del Parque intentaron muchas veces que este quelonio tuviera descendencia, pero no lo lograron. El "Solitario Jorge", como ya se le llamaba, fue encontrado muerto en junio de 2012, por causas naturales, en su corral por el mismo guarda del parque que lo cuidó durante su vida en cautiverio: Fausto Llerena.