• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Salomé, el nuevo tatuaje de James Rodríguez

Foto: Cortesía de la cuenta @jamesrodriguez10real

Foto: Cortesía de la cuenta @jamesrodriguez10real

El jugador del Real Madrid retrató el rostro de su hija en el brazo izquierdo 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

James Rodríguez sigue “decorando” su cuerpo con tatuajes, que son alusivos a su personalidad, representan parte de su vida o tienen un significado personal.

En esta oportunidad, el jugador se retrató el rostro de su hija Salomé en su brazo izquierdo y llegó a nueve en su cuerpo. Algunas de las imágenes fueron conseguidas por la cuenta de fans más grande del jugador @jamesrodriguez10real.

Antes se había tatuado el pez koi, que representa la perseverancia ante las adversidades, la fortaleza y la persistencia. Por otro lado, también se considera un símbolo de paciencia y longevidad. La antigua leyenda asiática dice que los peces koi que conseguían nadar hasta la cascada que desemboca en el río Amarillo y subirla, al llegar, como recompensa por su esfuerzo, se transformaban en dragones, lo que significa “triunfar en la vida”.

Además, en imágenes publicadas en las redes sociales de los fans del jugador, se conoció que Rodríguez ahora lleva tatuada una corona en la parte izquierda del pecho, unas alas en la espalda con el número “10” y en el gemelo derecho el botín de oro.

Este no es el primer tatuaje que luce el colombiano. En la parte posterior del antebrazo derecho tiene el nombre de Salomé, su hija. Además, los nombres de su madre (Pilar), su hermana (Juana) y Daniela (su esposa) están también marcados en esta extremidad.

También tiene una leyenda tatuada en el brazo izquierdo, en la que se alcanza a leer un mensaje religioso: “Cuando una persona inclina la cabeza ante Dios, Dios se la corona". Debajo de esas palabras hay un dibujo de lo que puede ser una cruz y una camándula.

Por último, otro de los tatuajes que se le conocen a James es un retrato de un Cristo en la pierna izquierda, una imagen que queda oculta normalmente al llevar las medias altas y que da cuenta de sus convicciones religiosas.