• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

¿Sabes qué cosas amargan la vida de las mujeres?

El libro “Dejar de amargarse” intenta responder la pregunta

El libro “Dejar de amargarse” intenta responder la pregunta

El libro “Dejar de amargarse” intenta responder la pregunta. Toma nota para saber cómo salir de ese tedio.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Más de alguno asegura que las mujeres somos cíclicas y totalitarias, en el sentido que si nos sentimos mal, andamos negativas vemos todo negro. Algo como si el drama y el culebrón venezolano se apoderara de nuestro ser y nos volviéramos masoquistas y sin querer queriendo, nos amargamos. ¿O, no?

Sin embargo, esta tendencia universal es la que tratan de explicar con mucho humor las jóvenes autoras del libro, “Dejar de amargarse. Para Imperfectas” (Planeta), de la periodista española Lucía Taboada e ilustrado por Raquel Córcoles.

Pero, ¿por qué nos ocurre esto si somos inteligentes, honestas y buenas personas? La razón que entregan son sociales, biológicas y psicológicas, pero parte del temor a la incertidumbre y la auto exigencia en todos los ámbitos de nuestra vida: el amor, el físico, la salud y el trabajo.

De todas maneras, el libro de autoayuda y cómic, no es solo crítica y autoanálisis sino que pretende ser un manual para que en 21 días, las mujeres podamos entender las claves de cómo transformar esa nube negra tan castigadora que nos autoimponemos y aprender a sostener una actitud más positiva y ser también más felices.

Para hacerlo crearon cinco personajes, donde la que destaca es la “ImPerfecta”, ésa que tiene que llegar a un punto donde se dejará de amargar.

En cada uno de los capítulos, van entregando técnicas físicas como el yoga y la meditación, listas con consejos e historias que inspiran. Además, todos los cuestionamientos y las frases que los ilustran son bien graciosos, porque son un espejo también para reírnos de nosotras mismas, pero que permiten, a la vez, dejar la amargura y aceptarnos tal cual somos.

Las soluciones

Las autoras en tono de broma pero bien en serio describen las áreas que más nos agobian, sacan de quicio y que de solo pensarlas, nos dejan llenas de cuestionamientos, donde la mayoría de esos que rondan en la mente, no tienen salida.

Para conocer qué dice este “manual”, acá van las 5 principales posibles soluciones a nuestros tormentos cotidianos.

Para el amor: Nos amarga cuando estamos en pareja o si estamos solas. Es un mensaje que nos repetimos constantemente y no nos damos cuenta de lo que hacemos sentir a la otra persona, como que si no has encontrado a la otra persona no estás completo. En soltería la presión de la familia y los amigos es molesta. Cuando estamos en una relación, anhelamos tener tiempo para nosotras mismas y vivir como nuestras amigas solteras.

Posible solución: En el caso de la persona soltera aprende a sentirte completo sin necesitar a nadie y en el caso de las emparejadas casi al revés: aprende a tener tu espacio dentro de una relación. Para dejar de amargarnos es importante ser conscientes de que esa presión por tener pareja muchas veces nos la ponemos nosotras mismas o se la imponemos a nuestras amigas sin darnos cuenta. Relájate y disfruta de lo que tienes o no, que nada es obligatorio.

Para el cuerpo: Nos amarga por el bombardeo mediático de mujeres perfectas. Pero es casi imposible alcanzar esa belleza. Queridas: recordemos que esas “mujeres” tienen las 24 horas del día para dedicarse única y exclusivamente a sí mismas. No puedes aprender tantos trucos de los blogs de belleza, revistas si tienes vida. Nunca se te va a ocurrir compararte con alguien que es menos agraciada que tú, siempre vas a buscar a la mujer más perfecta.

Posible solución: Evita las críticas y consejos de familiares o amigas. Está bien intentar mejorar e intentar hacer algo de ejercicio, pero la clave está en no basar toda tu vida en tu imagen y no obsesionarte. Nunca estarás tan bien como ahora así que si no te empiezas a gustar estarás frita dentro de diez años.

Para el trabajo: Nos amarga, pero lo que peor te puede pasar es no tenerlo. Aceptar que las horas que trabajas, la remuneración baja o que no te queda tiempo para tu vida personal son argumentos para amargarse, es cierto, pero también influye la forma en que tomes el trabajo. Somos demasiado autoexigente. No sabemos delegar en otros, nos cargamos con demasiadas responsabilidades, no sabemos pedir ayuda e incluso, cuando algo nos sale bien, siempre tendemos a pensar que podríamos haberlo hecho mejor.

Posible solución: Si intentas abarcar más de lo que físicamente puedes, no le pones remedio y no te propones cambiar esa situación, nunca vas a mejorar y, por tanto, el trabajo te traerá más quebraderos de cabeza. Mantén tus hobbies e inquietudes paralelas ayudarán a verlo como lo que realmente es: trabajo. Y si llegas a un tope de amargura laboral, una solución sencilla y efectiva es plantearte que primero estás tú antes que tu trabajo.

Para la salud: Nos amarga porque con los años los achaques empiezan a ser notables y van aumentando tanto como las resacas y también empieza a preocuparnos la salud de nuestros familiares. Obsesionarte con la salud es perjudicial para la salud El exceso de información diaria sobre dietas, productos cancerígenos, los suplementos es abismante. Cada día sacan algo y tú te das cuenta de que no puedes cumplirlo todo, por tanto piensas que estás actuando mal y se convierte en una preocupación.

Posible solución: No podemos hacer frente a todos los consejos que escuchamos. Cuidarnos en la medida de lo posible evitando malos hábitos como el sedentarismo o hacer algo de ejercicio incluso desde casa, basta de excusas, nos vendrá bien.

Para el futuro: Nos amarga porque el futuro es incierto y pensamos tanto que olvidamos el presente. ¿Qué pasará? Incluso cuando te va bien en la vida te da por pensar que no te puede ir bien tanto tiempo y que algo malo te va a pasar.

Posible solución: Asume que tener dudas e incertidumbre es normal y no todo tiene que ser negativo. De la misma manera que imaginas que te van a pasar cosas malas, también puedes imaginar que te van a pasar cosas buenas.