• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Ryan Gosling ha vuelto al ruedo

Gosling, de 35 años de edad y actual pareja de la también actriz Eva Mendes, vuelve a la comedia en La gran apuesta <i>The Big Short </i> / EFE

Gosling, de 35 años de edad y actual pareja de la también actriz Eva Mendes, vuelve a la comedia en La gran apuesta The Big Short / EFE

El actor se puso bajo las órdenes de Adam McKay en la cinta postulada al Oscar que retrata el escándalo financiero de 2008 en Estados Unidos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ryan Gosling es de los actores más codiciados de Hollywood: camaleónico y atractivo, cuenta con miles de seguidores de su trabajo.

El canadiense que debutó en el Club de Mickey Mouse de Disney con tan solo 9 años de edad ha demostrado que es más que una cara bonita: son inolvidables sus caracterizaciones en Drive y en Half Nelson, por la que recibió una nominación al Oscar en 2007.

Gosling, de 35 años de edad y actual pareja de la también actriz Eva Mendes, vuelve a la comedia en La gran apuesta (The Big Short), que aborda el escándalo financiero de 2008 en Estados Unidos.

Con esta película recupera ese amor a la actuación que siempre había tenido, pues, en sus palabras, rodar seis filmes en tres años fue la gota que colmó el vaso para que decidiera tomarse un descanso.

—¿Cómo llegó a la película?
—El director me dijo que podía llevar el pelo afro y en cuanto escuché eso le manifesté que contara conmigo (risas). Me insistía en que la película era bastante relevante por lo que trata, pero yo le decía que si tenía la oportunidad de llevar el pelo afro, el papel debía ser mío. Hablando en serio, me envió el guion, lo leí y aprendí mucho sobre el tema de las hipotecas basura. Me encantó. Pero solamente tenía dos semanas para prepararme, así que en principio lo rechacé. Esa noche no dormí, de pensar que estaba cometiendo un error. Al día siguiente lo llamé y le dije que contara conmigo. Por fortuna me dijo que sí.

—A pesar de ser una comedia, la cinta toca un tema serio y que ha afectado a miles de personas.
—Sin duda. Es algo que me rompe el corazón; pero, al mismo tiempo, me anima el hecho de que un director se haya atrevido a hacer una película para contarle a la gente qué pasó. Es una forma de mostrarnos la corrupción del sistema bancario.

—Después de este escándalo de corrupción, solo hay una persona en prisión…
—Creo que Adam McKay intentó mostrar lo que pasó con un toque de humor. La mayoría de la gente cuando escucha algo así se molesta y puede llegar a perder la paciencia. Adam incluye un toque de gracia para controlar esa ira que puede generar esta situación tan desagradable.

—Dejó de actuar por un lapso. ¿Ha recuperado el interés?
—Disfruté mucho haciendo esta película. Es un tema relevante, los actores son estupendos, ha sido un reto.

—¿Eso significa que ha vuelto al ruedo?
—Podemos decir que sí.