• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

La Ruta de la Muerte a ritmo de bici

Tiene 63 kilómetros, un descenso de 3.500 metros  y es muy angosto, entre 3,5 y 4 metros de ancho / Foto: Boliviamia.net

Tiene 63 kilómetros, un descenso de 3.500 metros y es muy angosto, entre 3,5 y 4 metros de ancho / Foto: Boliviamia.net

La ruta se encuentra en el altiplano boliviano y atrae a cientos de turistas al año amantes de las aventuras por los riesgos que implica su descenso: un camino al lado del precipicio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Antes de comenzar hay que firmar el Deslinde de Responsabilidad, un documento por el que se reconoce que en esta excursión en bicicleta hay riesgo de "heridas, enfermedades o muerte".

La Ruta de la Muerte, en Bolivia, es un viejo camino que conecta La Paz y Coroico. Fue construido por presos paraguayos durante la Guerra del Chaco, allá por 1936. Más datos: tiene 63 kilómetros, un descenso de 3.500 metros y es muy angosto, entre 3,5 y 4 metros de ancho. Se lo considera el camino más peligroso del mundo por los récords de microbuses y autos desbarrancados que hubo antes de la construcción de una nueva ruta. El camino desciende desde el Altiplano pelado, frío y amarillento hasta Los Yungas, un paisaje subtropical, bajo y húmedo.

Las bicicletas que suministran para recorrerlo tienen suspensión delantera y trasera, frenos poderosos, y se usan rodilleras, casco, antiparras y guantes. La ruta con bici comienza en La Cumbre, un playón a 4.700 metros. La primera parte es asfaltada, pero en Unduavi comienza formalmente La Ruta de la Muerte, y el acceso a Los Yungas. El camino tiene dos lados: el precipicio y la montaña. Obviamente, el que uno elegiría naturalmente es el lado de la montaña. Pero los guías explican que hay que usar el lado del precipicio porque en este camino se respeta una vieja regla de circulación invertida: los que suben van por la montaña y los que bajan por el precipicio.

Hasta la próxima parada, sigue un rato de máxima concentración, el tramo más difícil, con curvas que abrazan los cerros, cascadas que cruzan la ruta, laderas con helechos gigantes y nubes tan bajas que casi se pueden tocar. Sin embargo, la vista debe permanecer fija en el camino. O la historia terminaría cuerpo a tierra.

Cada tanto ocurren accidentes fatales en bicicleta. Como el de la turista israelí que hace un mes se despeñó. Son esporádicos, pero suceden, por eso existe el Deslinde de Responsabilidad.

Datos útiles

¿Cuándo? La mejor época para este descenso es entre mediados de abril y noviembre. En verano llega el tiempo de lluvias y, si bien también se puede hacer, suele haber niebla y es más exigiente y psicológicamente más cansado.

¿Quién? Cualquiera que sepa andar en bicicleta, con poca experiencia y buen estado físico.

Más información en:

www.incalandtours.com

www.boliviamia.net