• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

¿Quién es Robert Durst, el excéntrico magnate que confesó ser un asesino serial?

Robert Durst no sabía que lo estaban grabando, estaba reflexionando sobre su incómoda situación ante una de las preguntas del documentalista/ Foto: EFE

Robert Durst no sabía que lo estaban grabando, estaba reflexionando sobre su incómoda situación ante una de las preguntas del documentalista/ Foto: EFE

El heredero de una de las familias más ricas de Estados Unidos reveló ante un micrófono abierto que mató a su mujer, a una amiga y a un vecino; además, quiso asesinar a su hermano, que se quedó con el negocio familiar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

u mujer, una amiga y un vecino. Esas habrían sido las tres víctimas, entre 1982 y 2001, del instinto asesino de Robert Durst, heredero de una acaudalada familia de Estados Unidos, quien confesó -aparentemente sin darse cuenta- en un documental de la cadena HBO ser culpable de esas muertes.

"Ya está. Te atraparon. (...) ¿Qué demonios hice? Los maté a todos, por supuesto", se escuchó en la voz de Durst, de 71 años, en un momento en que estaba hablando consigo mismo en un baño en el medio de las grabaciones de The Jinx: The Life and Deaths of Robert Durst (La Maldición: La vida y muertes de Robert Durst).

Él, que no sabía que lo estaban grabando, estaba reflexionando sobre su incómoda situación ante una de las preguntas del documentalista, Andrew Jarecki, en que demostraba que el empresario estaba complicado por una evidencia en la causa por el asesinato de su amiga Susan Berman. Es que el cineasta lo había confrontado con las similitudes entre su escritura y la de una nota anónima que alertó a las autoridades del asesinato de la mujer en el año 2000.

Por ese asesinato, ocurrido Los Ángeles, Durst fue arrestado ayer por la madrugada, horas antes de la emisión del revelador capítulo.

Su abogado, Chip Lewis, dijo que Durst aceptará ser llevado a Los Ángeles para enfrentar un cargo por homicidio en primer grado y afirmó que nada de lo que reveló su cliente cambia su inocencia.

"Ahora todo tiene que ver con Hollywood", dijo Lewis a The Associated Press.

La última detención de este excéntrico millonario había ocurrido el año pasado, porque lo descubrieron orinando en un comercio en Houston, Texas.

Esta rimbombante revelación, sin embargo, podría caer en saco roto en los tribunales, ya que según varios expertos consultados por The New York Times, no está claro si la grabación podría utilizarse al haber sido obtenida cuando Durst pensaba que se encontraba en un ámbito privado.

Su amiga y su mujer 

Durst siempre afirmó que era inocente por el asesinato de Susan Berman, una escritora cuyo padre estaba vinculado con las mafias de Las Vegas. La mujer fue hallada muerta en su casa de Beverly Hills a los 55 años poco antes de la Navidad de 2000, y su caso nunca fue resuelto.

Días después de su muerte, Berman debía declarar en el caso de la misteriosa desaparición de la mujer de Durst, Kathleen, en 1982, cuyo cuerpo nunca apareció.

 

Su vecino  

Hasta ayer, Durst estaba libre pese a las pesadas acusaciones que caían sobre él y sólo había admitido la culpabilidad de un asesinato: el de su vecino.

Se trata del último asesinato en el que se vio envuelto Durst. Ocurrió en 2001 en Galveston, Texas. Allí se había instalado un año antes, haciéndose pasar por una señora mayor muda, ante el acoso de la prensa e investigadores por los casos de Kathleen y Susan. Con su nueva identidad, protagonizó una fuerte discusión con un hombre que vivía en el mismo piso que él, Morris Black, y terminó con su vecino muerto de un balazo en la nuca. Durst luego descuartizó el cadáver y lo arrojó a la bahía de Galveston.

En 2003, se lo juzgó y se lo absolvió por esta muerte. Según la versión oficial, Morris murió cuando ambos forcejeaban por una pistola que se disparó "por accidente". Siempre según la defensa de Durst, el empresario luego lo descuartizó por temor a que lo culparan.

El jurado aceptó la versión de la defensa propia, frente a la teoría de los fiscales de que el acusado había cometido un asesinato para apropiarse de la identidad de la víctima y que se trataba de "un asesino a sangre fría". The Jinx señaló que las acaudaladas arcas de Durst colaboraron con esta sentencia.

Su hermano 

Robert Durst es uno de los herederos de una próspera familia neoyorquina que se enriqueció con el negocio inmobiliario, aunque en 1994 su padre eligió a su hermano menor Douglas para hacerse cargo de la empresa familiar.

Hoy, esa familia lo aborrece y así lo demostró Douglas con la publicación de un comunicado sobre el arresto de Robert. "Estamos aliviados y además agradecidos con todos los que ayudaron en el arresto de Robert Durst. Esperamos que finalmente pague por todo lo que ha hecho'', dice el texto.

Según el diario The Washigton Post, Durst incluso ha confesado sus intenciones de matar a Douglas.