• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Refugiados sirios pagan a través de sistema de reconocimiento de iris

El sistema puesto en marcha se apoya en el registro de datos biométricos de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) | Foto: EFE

El sistema puesto en marcha se apoya en el registro de datos biométricos de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) | Foto: EFE

El objetivo es hacer más eficiente la entrega de alimentos, reforzar la rendición de cuentas y que la compra sea más fácil y segura para los refugiados 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un nuevo sistema de pago mediante el reconocimiento del iris empezó a funcionar en un campo de refugiados sirios en Jordania, con el objetivo de que puedan adquirir los alimentos básicos en tiendas locales. 

Con este método se busca reemplazar el pago en efectivo, con tarjeta de crédito o con bonos que los refugiados reciben habitualmente del Programa Mundial de Alimentos (PMA), organismo dependiente de la ONU.

"Hoy una refugiada siria en un campamento en el norte de Jordania fue al supermercado para recoger su ración alimentaria mensual, pero en lugar de usar la tarjeta de pago electrónica en la caja, miró dentro de la cámara que escanea el iris y pagó por su compra en un abrir y cerrar de ojos", explicó el organismo.

El objetivo es hacer más eficiente la entrega de alimentos, reforzar la rendición de cuentas y que la compra sea más fácil y segura para los refugiados, señala el PMA.

"Es un avance en la evolución de nuestro programa alimentario, que ha evolucionado mucho desde los primeros meses de la crisis siria, cuando distribuíamos paquetes de alimentos", comentó el director del PMA en Jordania, Magged Yahia.

El sistema puesto en marcha se apoya en el registro de datos biométricos de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), mientras que la tecnología ha sido desarrollada por una compañía jordana.

Cuando el iris del comprador es escaneado, el sistema envía automáticamente la información a la base de datos del Acnur para confirmar la identidad del refugiado.

Superado este paso, la información pasa a un banco jordano a través de un sistema de pagos utilizado en Oriente Medio para determinar que el refugiado todavía tiene saldo en su crédito, tras lo cual la compra se autoriza y se emite el recibo correspondiente.