• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Ratifican 1.000 latigazos para bloguero de Arabia Saudita

El bloguero Raif Badawi

El bloguero Raif Badawi

Raif Badawi también pasará 10 años en prisión. Usaba la Internet para pedir democracia en su país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Tribunal Supremo de Arabia Saudí ha confirmado la pena de diez años de cárcel y 1.000 latigazos impuesta contra el activista y bloguero Raif Badawi, condenado por insultar al islam y dirigir críticas a la "Policía de la moral" del país, informa hoy el diario saudí Okaz.

Además, el tribunal también confirmó que Badawi deberá pagar una multa de un millón de riales saudíes (266.000 dólares), cerrar su foro de Internet y destruir su computadora, añade el diario.

Asimismo, la corte prohibió al activista viajar fuera de Arabia Saudí durante otros diez años una vez que salga de la cárcel.

Badawi, que ya está en la cárcel, fue sentenciado el año pasado por insultos al islam en un foro de debate que creó en Internet para pedir democracia en el país. El bloguero de 31 años recibió los primeros 50 latigazos en enero. El castigo corporal iba a continuar semanalmente pero fue suspendido por motivos de salud.

Su esposa, Ensaf Haider, confirmó la decisión de la corte. "Estoy estupefacta. Ahora que la condena ha sido confirmada, los azotes podrían reanudarse el próximo viernes", declaró a dpa desde Canadá, donde reside como refugiada. "Espero que alguien haga algo para evitarlo".

También reaccionó al anuncio el grupo de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional (AI), que dijo que es "un día triste para la libertad de expresión".

"Es aberrante que esta sentencia cruel e injusta se mantenga. Escribir un blog no es un crimen y Raif Badawi ha sido castigado por atreverse a hacer uso de su libertad de expresión", señaló Philip Luther, director de AI para Oriente Medio y Norte de África.

El veredicto inicial ya fue muy criticado por grupos de derechos humanos y también Estados Unidos mostró una "gran preocupación" y pidió a Arabia Saudí, uno de sus aliados, que revisase la sentencia.

Riad aplica una estricta interpretación de la sharia, la ley islámica, que establece la pena de muerta para ciertos delitos.