• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Polémica con Daniel Ortega provoca cierre anticipado de la Celac

Rubén Berrios en la CELAC (Foto cortesía de La Nación)

Rubén Berrios en la CELAC (Foto cortesía de La Nación)

La sesión de retiro de los presidentes, en la que no hay agenda definida, no se realizó cuando Nicaragua dejó al mando de su delegación al político puertorriqueño Rubén Berríos, quien apoya la independencia de Puerto Rico

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El mandatario Luis Guillermo Solís suspendió la reunión privada de jefes de Estado y Gobierno de este jueves de la III cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) por la insistencia de Nicaragua en que el presidente del partido Independentista Puertorriqueño, Rubén Berríos, encabezara la delegación.

Esa situación generó que la cumbre terminara una hora y media antes de lo previsto.

La polémica se suscitó porque el gobernante nicaragüense, Daniel Ortega abandonó ayer Costa Rica y designó a Berríos para que lo sustituyera en la cita, lo cual generó la oposición de Costa Rica y otros de los 33 países miembros de la Celac, entre ellos Ecuador.

Según Solís, se rechazó esa solicitud porque se podría generar un antecedente "sumamente negativo para el desarrollo de la Celac, porque hubiese permitido que cualquier país, en cualquier momento, nombre como miembro de su delegación a cualquier persona que pudiese generar una situación incomoda en una cumbre".

El mandatario recalcó que no era conveniente que una persona que no forma parte de los países miembros de la Celac participe en la fase más privada de la cumbre, cuando los mandatarios tienen agenda libre para conversar.

"La intransigencia de la delegación de Nicaragua fue absoluta, se les explicó que no era procedente, se señaló con todo respeto posibilidades para que él no participara... pero no cambiaron de posición, entendemos que por instrucciones desde Managua".

El mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, coincidió con Solís y aseguró que aceptar esa designación hubiese creado un "precedente nefasto".

A su criterio, sería lo mismo que aceptar que Estados Unidos incluya a Inglaterra en su delegación durante la próximo Cumbre de las Américas, para que hable de la soberanía sobre las Malvinas.

La polémica en torno a la participación del puertorriqueño Berríos se suscitó el miércoles en la tardecuando el presidente le cedió la palabra para que se refiriera en favor de la independencia de Puerto Rico de Estados Unidos.

Solís le aclaró a Ortega que ese tema ya se había conversado y alcanzado un acuerdo durante las reuniones de preparación de vicecancilleres y cancilleres, a principios de esta semana. 

En esas citas previas se acogió reiterar el lenguaje adoptado hace un año en la cumbre de la Celac de La Habana, Cuba, donde se reconocía el caracter caribeño y latinoamericano de Puerto Puerto. Eso sí, reiteraron que el tema de su independencia quedaba en manos del Comité Especial de Descolonización de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).