• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Paseos otoñales

Entre los mejores lugares para “cazar hojas” en Tokio está el jardín Rikugien / Foto: Japan Guide

Entre los mejores lugares para “cazar hojas” en Tokio está el jardín Rikugien / Foto: Japan Guide

La estación es responsable de estos paisajes de ensueño y también de generar una de las mejores épocas para viajar, ya que algunos rincones se encuentran libres de tropas turísticas y a precios asequibles

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Llegó la explosión de color; los bosques se tiñen de amarillos, naranjas y rojos. El otoño es el responsable de estos paisajes de ensueño y también de generar una de las mejores épocas para viajar, ya que algunos rincones se encuentran libres de tropas turísticas y a precios asequibles.

Cazadores de hojas. Koyo (cuyo significado en español es “hojas rojas”) es la tradición japonesa de observar cómo cambia y cae el follaje de los árboles en otoño. Las personas, principalmente en octubre y noviembre, van a parques, templos y montañas para apreciar este fenómeno natural.

En las ciudades como Tokio, se organizan recorridos conocidos como momiji-gari (cacerías de follaje) para ver los mejores paisajes. Es una actividad que dura casi diez semanas. La transformación comienza desde el norte de Japón, en Hokkaido, a mediados de septiembre, y finaliza en Tokio y Kioto, en noviembre. Las hojas cambian de verde a amarillo para luego dar paso al naranja y finalmente tornarse carmesí, antes de caer.

Entre los mejores lugares para “cazar hojas” en Tokio, están el jardín Rikugien (www.kensetsu.metro.tokyo.jp); el monte Takao, preferido entre los habitantes que suelen practicar senderismo (www.takaotozan.co.jp); y el jardín Sankeien, en el área de Yokohama, (www.sankeien.or.jp).

Un giro a lo tradicional. Algunos de los destinos consentidos por las panorámicas, gracias a que las copas de los árboles tienen los colores más vibrantes, están en el noroeste de Estados Unidos y sureste de Canadá, territorios de grandes parques nacionales y lagos.

Pero, para salir de los recorridos típicos hay que embarcarse en un crucero. La empresa Crystal Cruises ofrece, solo en septiembre y octubre, recorridos especiales de siete a 12 días, ya sea zarpando desde Estados Unidos o Canadá, para ver los cambios en el panorama y recorrer algunos de los pintorescos pueblos pesqueros que se encuentran a lo largo del camino.

La embarcación se adentra en el golfo de San Lorenzo y toca puertos en Newport, Boston, Bar Harbor, Saint John, Halifax, Quebec y, finalmente, Montreal.

El barco de lujo ofrece actividades como tardes de té, clases de baile y artes y golf.

Entre los paseos más solicitados está el de Newport, una zona que fue hogar, a finales del siglo XIX y principios del XX, de algunas de las familias estadounidenses más adineradas. Ahí, visitas la Mansión de Mármol de los Vanderbilt, a la que llega después de un paseo en bote. El sitio es famoso por su decoración original del siglo XIV y XV. El paseo dura tres horas.

Ya del lado canadiense, descubra Nueva Escocia en bicicleta. Los recorridos van desde adentrarse en reservas naturales donde conocerá la fauna local; paseos escénicos a la orilla de mar que finalizan a los pies del faro en Peggy’s Cove; y almuerzos con langostas frescas.