• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Pareja separada por deportación se casó en muro fronterizo

Emma y Michael se casaron hace 15 años por el civil y ayer lo hicieron bajo el rito católico | Foto: EFE

Emma y Michael se casaron hace 15 años por el civil y ayer lo hicieron bajo el rito católico | Foto: EFE

Una mexicana y un estadounidense, que han vivido separados desde 2006, decidieron casarse al lado de una malla metálica que separa Tijuana de San Diego

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El muro fronterizo que divide Tijuana (México) y San Diego (Estados Unidos) fue escenario de una boda religiosa celebrada el jueves por una pareja que tuvo que ha tenido que vivir separada debido a una deportación.

La activista Emma Sánchez y el estadounidense Michael Paulsen se juraron amor eterno en una ceremonia realizada en el emblemático Parque de la Amistad, área binacional que se extiende a ambos lados de la frontera y que divide ambas ciudades por medio de una malla metálica.

Pese a que la pareja contrajo nupcias por la vía civil hace quince años ayer lo hizo bajo el rito católico y con la compañía de sus seres queridos, incluida la madre, hermana y tía de Emma, quienes observaron a través de la malla fronteriza desde suelo estadounidense la ceremonia desarrollada en el lado mexicano. "Queremos demostrar que este muro separa familias, pero jamás va a poder separar el sentimiento", señaló Sánchez, integrante del grupo DREAMers Moms en la región San Diego-Tijuana.

En 2006, Sánchez, quien vivía desde hace más de cinco años en Estados Unidos, donde conoció a su esposo, viajó a Ciudad Juárez (México) para intentar regularizar su estatus migratorio. Pero una vez en ese país, las autoridades le negaron el reingreso al que era su hogar y le impusieron además una sanción de diez años que le impidió volver a EE UU, debido a que tenía una orden de deportación previa.

Desde entonces, inició una nueva vida en Tijuana, México, alejada de su esposo y sus tres hijos, quienes comenzaron la visitan cada semana. "Es difícil, aunque tratamos de ir lo más que se podía", relató su esposo, quien radica en Vista, California, agregando que siempre fue un deseo de su esposa el casarse bajo el rito católico.

Sánchez mencionó que ambos decidieron que los niños hicieran su vida en Estados Unidos y aunque la familia ha sufrido "no se han rendido", y prueba de ello son las buenas notas obtenidas por sus hijos en el colegio. La mujer incluso relata que uno de ellos recibió hace poco un diploma a la excelencia firmado por el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

"Lo único que queremos es un mejor futuro para nuestros hijos y, a pesar de las circunstancias que están pasando, queremos orientarlos y guiarlos a ser mejores personas", explicó la flamante esposa.