• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Paquistaní con 35 hijos busca a su cuarta esposa: quiere llegar a los 100 descendientes

Los activistas de derechos humanos señalan que las mujeres y los niños son los que padecen más inconvenientes en una familia polígama | AFP

Los activistas de derechos humanos señalan que las mujeres y los niños son los que padecen más inconvenientes en una familia polígama | AFP

Sardar Jan Mohammad Khilji está convencido de que su deber es tener el mayor número de hijos posible

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sardar Jan Mohammad Khilji, un paquistaní que es padre de 35 hijos, busca una cuarta esposa para alcanzar una prole de 100 descendientes, un asunto que no deja indiferente en el conservador Pakistán, donde la poligamia sigue vigente aunque no es habitual.

Este trabajador sanitario de 46 años, que habita con su imponente familia en la región paquistaní más pobre, Baluchistán, está convencido de que su deber es tener el mayor número de hijos posible. Y sus tres esposas actuales apoyan sus proyectos de matrimonio y de procreación, afirma el hombre, añadiendo que viven en armonía entre ellas. Sin embargo, no autorizó a la prensa a conversar con ellas.

Los activistas de derechos humanos señalan que las mujeres y los niños son los que padecen más inconvenientes en una familia polígama. En Pakistán, los hombres musulmanes tienen derecho a casarse con hasta cuatro mujeres, pero para ello deben contar con la autorización de las esposas precedentes y de un consejo de arbitraje.

La poligamia, no obstante, es poco frecuente en este país musulmán. Según el Corán, un hombre puede tener varias esposas, pero sólo si las trata con "una perfecta justicia", señala Rafia Zakaria, militante de los derechos de las mujeres.

"Es imposible ejercer una justicia perfecta y, por este motivo, la poligamia nunca es una situación deseable", estima esta activista. "Siempre hay alguien que sufre y la mayor parte del tiempo son las mujeres y los hijos". Mohammed Bilal Kasi, un abogado especializado en asuntos familiares en la capital de Baluchistán, es de la misma opinión. "Las mujeres y los niños sufren mucho mentalmente en estas situaciones", que pueden generar enredos legales sobre los derechos de propiedad tras la muerte del padre.