• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Papa Francisco: "La mayoría de barristas son mercenarios"

Francisco es un apasionado del fútbol e hincha del club San Lorenzo. | Foto: AP / AFP

Francisco es un apasionado del fútbol e hincha del club San Lorenzo. | Foto: AP / AFP

El pontífice criticó el ataque a jugadores de River Plate que obligó a suspender hace 10 días el clásico del fútbol argentino

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Papa Francisco sostuvo el domingo que fue un acto de salvajismo el ataque a jugadores que obligó a suspender hace 10 días el superclásico argentino Boca Juniors vs. River Plate en octavos de final de la Copa Libertadores 2015 y llamó mercenarios a los barrabravas.

"Fue una pena. Son esas salvajadas propias de la persona que la pasión lo desborda, y también la prepotencia y la no sociabilidad, la incapacidad de vivir en sociedad", dijo el Sumo Pontífice en una entrevista publicada por el diario regional La Voz del Pueblo de Tres Arroyos.

Hinchas de Boca lanzaron un gas irritante a jugadores de River en la manga de ingreso al campo de juego en el entretiempo de un partido de vuelta en el estadio La Bombonera. El partido tuvo que ser suspendido por las lesiones de los futbolistas cuando el partido se encontraba empatado sin goles.
La Confederación Sudamericana de Fútbol (CSF, Conmebol) descalificó y sancionó a Boca que había perdido el partido de ida 1-0. River pasó a cuartos de final de la Libertadores y en el primer encuentro como local ante Cruzeiro de Brasil el jueves pasado perdió 1-0.

"La verdad que es lamentable que en nuestro pueblo existan cosas como las 'barras bravas'. Sé que en otros países también existen. Acá, en Italia, también hubo problemas entre 'barrabravas', que no necesariamente luchan por el club, la mayoría son mercenarios", agregó.

Francisco es un apasionado del fútbol e hincha del club San Lorenzo. En la entrevista en su residencia de Santa Marta recordó que "siempre iba a la tribunal popular, nunca a la platea" cuando era niño y seguía al Ciclón de Boedo.

"Lo peor que se le decía al árbitro era vendido, infeliz, idiota y de ahí no subía. O patadura a alguno que no había agarrado bien la pelota, o dormido... No es esa catarata tan colorida de insultos de ahora. Ha cambiado el ambiente y es lamentable", aseguró el líder de la Iglesia Católica.