• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Padres se tatúan manchas de nacimiento de su hija

Tanya, Adam y su pequeña hija / Foto: Mirror

Tanya, Adam y su pequeña hija / Foto: The Mirror

Su intención es hacerla sentir especial y que no está sola en este mundo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La primera vez que Tanya Phillips vio a la pequeña de sus cuatro hijos, Honey-Rae, en la unidad de cuidados intensivos luego de que la niña presentara problemas respiratorios al nacer, se percató de que tenía marcas de nacimiento en casi la mitad del lado derecho de su cuerpo.

El corazón se le rompió en pedazos, pues a pesar de que para ella esas manchas rojo brillante y patrones uniformes eran perfectas, sabía que podría afectar de muchas maneras el resto de su vida.

“Lloré y lloré sin parar sabiendo que mi bebé estaba marcada para el resto de su vida. Como cualquier madre no quería que ella fuera diferente. Quería que fuera como cualquier otro niño. Y a pesar de que la marca no representa ningún peligro sabía que podría tener un impacto enorme el resto de su vida”, le contó la ama de casa a la publicación The Mirror.

Junto a su esposo Adam, ambos ingleses residentes de Grimsby, decidieron que reforzarían el autoestima de Honey-Rae de año y medio, llenándola de besos y recordándole constantemente su hermosura.

No obstante, aún no estaban preparados para enfrentar los comentarios que las manchas podrían suscitar en las personas, por lo que en los primeros meses siempre cubrieron a la niña, para evitar que se vieran sus manchas que corren desde sus dedos del pie a la espalda baja del lado derecho de su cuerpo.

Pero un día su temor se concretó. Mientras Tanya esperaba en la fila de una tienda para pagar junto a Honey-Rae, quien vestía un pantalón corto con unas sandalias, se fijó en una pareja mayor que se decían secretos y miraban a la niña.

“Estaba consternada. Era la primera vez que salía con ella sin cubrirle las manchas y confirmó todas mis preocupaciones y miedos. La gente es cruel sin ni siquiera darse cuenta. Y sabía que si los adultos podían ser así de insensibles, los niños en la escuela podrían ser mezquinos sin intención de serlo”, dijo la madre.

Fue entonces cuando Tanya y Adam decidieron dar la milla extra para asegurarse de que su hija se sintiera especial y que no está sola en este mundo.  De ese modo llegaron a la conclusión de que se tatuarían manchas rojo brillante en la mitad de sus piernas derecha hacia abajo. 


En la pasada Navidad ,Tanya le dio $124 a su esposo para que se tatuara primero. El procedimiento duró dos horas y media.

Adam cumplió su parte del pacto la semana pasada para el cumpleaños 40 de Tanya, pagándole el tatuaje a ella. 

 “Fue extremadamente doloroso, especialmente porque tenía unos tatuajes viejos que cubrir, pero cada segundo de dolor valió la pena. Cuando bajó la inflamación se lo enseñé a Honey-Rae, y ella lo tocó suavemente y sonrió y apuntó a las suyas diciendo combinan. Si necesitaba estar segura de haber tomado la decisión correcta, esa fue la muestra”, dijo feliz Tanya.