• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Pablo Larraín y su cinta El Club reciben ovación tras su arribo a la Berlinale

Pablo Larraín asistió a la Berlinale junto a Alfredo Castro y Roberto Farías para la presentación de <i>El club</i> | Foto: El Mercurio

Pablo Larraín asistió a la Berlinale junto a Alfredo Castro y Roberto Farías para la presentación de El club | Foto: El Mercurio

Lejos de quedarse en la mera denuncia, da un paso hacia el humor negro, lo que vuelve su crítica aún más mordaz

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El cineasta chileno, Pablo Larraín se llevó hoy una gran ovación en la Berlinale por su demoledora crítica a la Iglesia católica con El club, la segunda película chilena que compite por el Oso de Oro tras El botón de nácar.

Larraín, que hace dos años estuvo nominado al Oscar por No, situa su historia en la playa de la Boca, donde cuatro sacerdotes viven recluidos en una casa de retiro y penitencia, bajo la supervisión de una guardiana.

Su ordenada rutina, marcada por la oración, pero con tiempo también para el "esparcimiento", se ve alterada por la llegada de un quinto inquilino. Con él, como la voz de una atormentada conciencia, se asoma a la casa un vagabundo drogadicto que remueve sus oscuros pasados.

"La Iglesia lleva muchos años escondiendo sacerdotes por distintas razones. Y éste es el club de los curas perdidos", declaró Larraín.

"Me fascina que la Iglesia no crea en la justicia civil, sino que para ella la única manera de purgar sus pecados es frente a Dios (...) Piensan que son distintos que el resto", agregó el cineasta.

El actor Alfredo Castro, por su parte, afirmó que "esta película pone en su lugar algo que la justicia no ha sido capaz de hacer".

En el filme Pablo Larraín hurga en las conciencias de estos sacerdotes que son incapaces de reconocer su culpa, que encuentran justificación tanto para los abusos a menores como para el robo de niños. Sin embargo, lejos de quedarse en la mera denuncia, da un paso hacia el humor negro, lo que vuelve su crítica aún más mordaz.

El director asistió a la premier en el Festival de Cine de Berlín no sólo junto a Castro, sino que también en compañía del actor Roberto Farías, quien es parte de la cinta.