• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Obama y su prudencia: ¿virtud o defecto?

Barack Obama. presidente de Estados Unidos / AP

Barack Obama. presidente de Estados Unidos / AP

 Ni sus peores enemigos pueden acusar al presidente Barack Obama de entrar en pánico al enfrentar las múltiples crisis que estallan en el mundo, porque está bien decidido a no dejar que le impongan un ritmo que no es el suyo.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Cuando ves la información de la tarde, tienes la impresión de que el mundo se derrumba", declaró el presidente recientemente durante una jornada destinada a recaudar fondos para el Partido Demócrata. En un momento en que sus oponentes denuncian la ausencia de una reacción fuerte o de una línea directriz clara, Obama se ciñe a su agenda y trata de lidiar con numerosas crisis internacionales al mismo tiempo.

Su gestión metódica de la crisis, forjada por la convicción de que el poder militar norteamericano no puede, por sí mismo, responder a los violentos conflictos que sacuden el mundo, le ha permitido sortear seis años difíciles en la Casa Blanca.

Entre los radicales de Estado Islámico (EI), que quieren instaurar un califato en Irak y Siria, y el espectro del presidente ruso Vladimir Putin que planea sobre la crisis en Ucrania, Obama permanece sereno, ajeno a los comentarios hostiles y los ataques políticos contra su gobierno.

Una reciente declaración sobre Siria lo puso nuevamente en apuros, y desató especulaciones sobre su viaje a Europa esta semana. "No tenemos estrategia todavía", declaró Obama, tratando de calmar el clima guerrerista que reina en Washington, donde se esperaba el anuncio de inminentes ataques contra EI en Siria, como sucedió el 8 de agosto en Irak. El equipo presidencial acudió en su ayuda para explicar que Obama hablaba únicamente del plan operacional para la ofensiva militar en Siria, no de la lucha global contra los jihadistas.

Si enfurece a sus detractores, la forma de actuar de Obama es un reflejo de su personalidad, de su experiencia tras la guerra en Irak y de una mirada con un ángulo cada vez más histórico a medida que llega el fin de su mandato.

Pero al sopesar todas las opciones y matices, ¿no se ve afectada su voluntad de aprobar acciones decisivas? Sus partidarios responden con un nombre: Osama ben Laden, y recuerdan la planeada y audaz incursión en Paquistán en la que murió el jefe de la red Al-Qaeda. Y advierten que la política internacional se debe regir por la moderación.

"El ciudadano americano ordinario comparte mucho la posición presidencial, en su actitud prudente", dijo Rian Katulis, del Centro para el Progreso Americano, cercano al gobierno de Obama.

Pero sus críticos consideran que el presidente ve el mundo como quiere que sea, no como realmente es. Según un sondeo de Pew Research y USA Today, sólo el 36% de la población estimó que Obama tiene un peso contundente en la escena internacional.