• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Obama pidió no entrar en "histeria" por el Ébola

Obama en conferencia en Nueva York / Foto: EFE

Foto: EFE

El presidente de Estados Unidos dijo que no se puede "aislar" a los países más complicados; Francia comenzó a realizar controles sanitarios en aeropuertos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente estadounidense Barack Obama instó el sábado a los estadounidenses a que eviten el pánico por el Ébola y se mostró reacio a la idea de imponer restricciones a los vuelos de países africanos afectados por el virus, explicando que dichas prohibiciones podrían empeorar la situación.

Esta semana algunos diputados pidieron a Obama que prohibiera la entrada en Estados Unidos a viajeros procedentes de Liberia, Sierra Leona y Guinea.

Obama ha dicho que en principio no se opone al concepto de prohibir los vuelos, pero en su conferencia semanal dejó claro que no se inclina por ponerlo en práctica.

"No podemos aislarnos del oeste de África", dijo Obama, que explicó que complicaría los desplazamientos de los trabajadores sanitarios y el envío de suministros a la zona, y empujaría a la población a tratar de huir de estos países para evitar los controles, lo que dificultaría la identificación de los casos.

"Tratar de sellar una región entera del mundo -si es que fuera posible- podría empeorar la situación, de hecho", dijo.

Obama dijo que la lucha contra el virus llevaría tiempo, advirtiendo de que "antes de que acabe, podríamos ver más casos aislados en Estados Unidos".

Pero trató de poner la enfermedad en perspectiva, recordando que sólo ha habido tres casos diagnosticados en el país y que no se transmite con facilidad.

"Lo que estamos viendo no es una 'brote' o una 'epidemia' de Ébola en Estados Unidos", dijo. "Es una enfermedad seria, pero no podemos entregarnos a la histeria o el miedo", agregó.

FRANCIA

Francia empezó este sábado a controlar a pasajeros procedentes de un país africano afectado por el Ébola, como ya hacen Gran Bretaña y Estados Unidos. Las autoridades del aeropuerto Roissy-Charles de Gaulle, al norte de París, hicieron este sábado los primeros controles a pasajeros procedentes de un país africano afectado por el virus del ébola, tomándoles la temperatura.

Este tipo de control, que ya está vigente en Gran Bretaña y en varios aeropuertos estadounidenses, se está realizando únicamente a los pasajeros provenientes de Conakry, en el único vuelo directo entre Francia y uno de los tres países de África occidental más afectados.

Nada más bajar del avión, a los pasajeros del vuelo Conakry-París se les tomó la temperatura con un termómetro láser, para detectar eventuales casos de esta fiebre hemorrágica que ha causado más de 4.500 muertos en Guinea, Sierra Leona y Liberia por lo esencial.

"Estábamos en la pasarela en fila india, y unos médicos nos tomaban la temperatura a distancia", cuenta Souhaib Bangoura, de 35 años, que había ido a Guinea por razones profesionales.

Al igual que él, los más de 150 pasajeros del vuelo diario París-Conakry fueron los primeros en ser sometidos a estos controles.

Un representante del personal de la sociedad gerente del aeropuerto se negó a comentar eventuales casos detectados.

ÁFRICA

El Ébola ha causado al menos 4.555 muertos, de un total de 9.216 casos en siete países, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El viernes, Naciones Unidas y el Banco Mundial habían alertado de la falta de solidaridad internacional con los países africanos afectados por el ébola, y urgieron a convertir en actos las promesas internacionales de ayuda financiera y humana.

En la región más afectada por el virus, la ayuda internacional se hace esperar.

La ONU recibió hasta el momento el 38,1% de la ayuda requerida (377 millones de dólares de los 988 millones solicitados), declaró el viernes un portavoz de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

"Hay que añadir 217 millones de dólares prometidos, pero que todavía no ingresaron en las cuentas", precisó.
El fondo especial de Naciones Unidas creado para hacer frente a las situaciones de emergencia, denominado Trust Fund, sólo dispone de 100.000 dólares de los

20 millones previstos. La suma corresponde únicamente a la entrega de Colombia.

Para organizar la respuesta e intentar controlar la psicosis que empieza a reinar en algunos países occidentales, Obama nombró el viernes a un coordinador.

Por su parte, México, puerta de entrada a Latinoamérica desde Estados Unidos, que está intentando levantar una barrera sanitaria contra el ébola en su frontera norte, revisando minuciosamente a migrantes deportados, repelió un crucero con pasajeros de Texas, donde existe alarma por varios contagios.

Por último, en España, donde se registró el primer contagio de ébola fuera de África, la salud de la única persona contagiada ha mejorado once días después de su hospitalización el 6 de octubre. El resto de casos observados han dado negativo por el momento.