• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Nutrimentos esenciales para la salud

Una alimentación saludable y balanceada debe incluir entre tres y cinco porciones de frutas y vegetales diariamente |Foto: EL NUEVO DÍA |PUERTO RICO

Una alimentación saludable y balanceada debe incluir entre tres y cinco porciones de frutas y vegetales diariamente |Foto: EL NUEVO DÍA |PUERTO RICO

Una alimentación saludable y balanceada protege de enfermedades como la diabetes, cáncer y afecciones cardiacas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las vitaminas son nutrimentos esenciales que el cuerpo necesita en pequeñas cantidades para la reproducción, crecimiento y mantenimiento. Pero la mayoría de ellas se pueden obtener a través de una alimentación saludable y balanceada, que incluya entre tres y cinco porciones de frutas y vegetales diariamente.

Debido a que los alimentos contienen vitaminas, minerales, fibras y fitoquímicos, protegen de enfermedades como el cáncer, la diabetes y afecciones cardiacas, entre otras. Sin embargo, la realidad es que una gran parte de la población no se alimenta adecuadamente. Por ello, para muchos la solución es tomar vitaminas que complementen su dieta.

En esos casos, los profesionales de la salud enfatizan en la importancia de consultar con un médico o con una licenciada en nutrición y dietética para que se evalúe las recomendaciones adecuadas de vitaminas que se deben ingerir diariamente.

También se debe tener en cuenta que, para escoger un buen suplemento vitamínico, la persona debe verificar que la compañía que lo produce tiene, regula y mantiene controles de calidad. Y debe proveer 100% o sobre 80% de las recomendaciones dietéticas de cada nutrimento que aporte el suplemento.

Además debe brindar los nutrimentos en las formas más efectivas o biológicamente activas para lograr la mayor absorción o utilización de las vitaminas y los minerales.

Cabe resaltar que por mejor que sea un suplemento, tomarlo no cancela la necesidad de la buena selección de alimentos. Más bien el suplemento debe complementar la buena selección de alimentos y el estilo de vida saludable. Los nutricionistas recomiendan que los suplementos vitamínicos se tomen con las comidas para que haya un efecto de sinergia entre los nutrimentos de los alimentos y el suplemento.

Sobre todo, porque puede haber una interacción positiva entre algunas vitaminas y minerales. Por ejemplo, la vitamina C aumenta la absorción del hierro de los alimentos en 30 %. Los suplementos de calcio deben estar acompañados de magnesio y vitamina D para una mayor absorción y utilización del calcio.

Pero también  se debe tener en cuenta que puede haber, en algunos casos, una interacción negativa.

Como es el caso de  mujeres embarazadas que necesitan suplementar su dieta con hierro y calcio. Pero estos minerales no se pueden tomar juntos ya que uno cancela la acción del otro. En ese sentido, lo que se recomienda es tomar el hierro con el desayuno o el almuerzo y el calcio con la cena o en la noche.

Mientras que un estudio, publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, encontró que la suplementación con ácido fólico y B12 mejora el funcionamiento cognitivo y la memoria en mujeres y varones de edad avanzada.   También se ha demostrado que los ácidos grasos Omega-3 tienen buenos resultados en las etapas tempranas del Alzheimer.

Lado negativo

Muchos profesionales de la salud advierten sobre el lado negativo de un alto consumo de vitaminas.

Un ejemplo es la vitamina A, necesaria para la salud de la retina y de la piel. Pero en niveles altos puede ser perjudicial.

De hecho puede causar toxicidad y producir exfoliación de la piel, necrosis hepatocelular, problemas de alopecia, dolores musculares y de los huesos y dermatitis, entre otras afecciones.

De la misma forma,  aunque la deficiencia de vitamina D se relaciona con cáncer de seno y de colon, osteoporosis y fracturas patológicas, si se toma en altas dosis, puede ocasionar niveles anormalmente altos de calcio y de fosfatos, daño renal y alteraciones mentales.

Mientras que el consumo desproporcionado de vitamina E, que es un potente antioxidante, está vinculado a un aumento en el riesgo de cáncer de próstata, un hallazgo que derribó la creencia de que tomar suplementos diarios de vitamina E podía reducir el riesgo de padecer este cáncer.  Y es que, en general, el consumo en exceso de vitaminas es contraproducente.