• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Nuevos ataques con ácido a mujeres conmocionan a Irán

Agresiones contra mujeres habrían sido motivadas por su manera de vestir | Foto: El Tiempo

Agresiones contra mujeres habrían sido motivadas por su manera de vestir | Foto: El Tiempo

El velo y la gabardina hasta la rodilla son de uso obligatorio desde la victoria de la Revolución Islámica en 1.979

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los ataques con ácido no son nuevos en Irán. Desde hace años se han dado casos de esta naturaleza por razones de celos, envidia, venganza o mal de amores. Pero la nueva ola de ataques que se viene dando desde hace un par de semanas en Isfahán, la capital turística de Irán, tiene a ese sector de la sociedad en estado de terror.

La razón es más que alarmante. En esta ocasión los verdugos tendrían como objetivo a cualquier mujer que no respete las normas morales de un país donde el velo y la gabardina hasta la rodilla (al menos) son de uso obligatorio desde la victoria de la Revolución Islámica en 1.979.

Y es que a pesar de que desde algunos sectores del régimen iraní se ha asegurado que estos ataques son aislados, son muchas las razones para sospechar que tienen que ver con el vestir de las mujeres. Primero, todas las víctimas (las autoridades hablan de cuatro, pero en las redes sociales se habla de ocho o más) son jóvenes bonitas no mayores de 30 años.

Todas habrían sido atacadas en la calle, muchas de ellas mientras conducían y al parecer estaban cubiertas con el ‘hijab’ (como se conoce el velo), caído ligeramente hacía atrás que les dejaría al descubierto un poco de cabello, un comportamiento típico de cierto sector de la nueva generación de mujeres iraníes.

Y segundo, y quizás lo más importante, es la campaña que se impulsa desde hace meses en el país para promover el buen uso de la virtud, que incluye el uso del velo, y que quedó respaldada por el Parlamento semanas atrás.

El Majles, como se conoce el Parlamento Iraní, aprobó las generalidades de una ley que permite al "Gobierno o a cualquier individuo dar instrucciones morales o escritas a un ciudadano que rompa las normas morales". Y si bien el documento señala que las acciones sólo pueden ser tomadas por organismos del Gobierno, se teme que personas aisladas hayan decidido actuar por su cuenta.

Esto tiene que ver especialmente con las milicias del Ansar-e Hizbola, milicianos vestidos de civil que históricamente han ayudado al régimen cuando necesita mantener la seguridad dentro de la sociedad. Esta milicia aseguró hace semanas que iniciaría patrullas de control en Teherán para asegurarse del buen comportamiento moral y del buen uso del velo de los ciudadanos.

Y aunque esta decisión no ha sido puesta en marcha, en parte como consecuencia del gran número de peticiones que recibieron desde los mismos estamentos del Estado, se cree que los ataques de Isfahán están relacionados con estas medidas.

“Los ataques de ácido en Isfahán no están relacionados entre ellos, y tres o cuatro personas han sido arrestados por este asunto”, anunció el lunes el viceministro del Interior para Asuntos Sociales y Culturales, Morteza Mibaqeri. Pero otra cosa es la que se dice desde las redes sociales donde individuos con seudónimos hablan de más ataques, aunque la mayoría de las veces las víctimas han preferido guardar silencio.

Uno de los pocos casos que se conoce es el de Soheila Jorkesh, de 27 años, que fue atacada cuando conducía por las calles de Isfahán hace una semana. La madre de la joven le contó a El Tiempo, Soheila quedó prácticamente ciega (le diagnosticaron 30 por ciento de visión en uno de los ojos) y su cuerpo está absolutamente quemado. La joven está internada actualmente en uno de los hospitales de Teherán, al tiempo que sus padres buscan desesperados cómo ayudarla.

“El caso de sus ojos es similar al mío pero su cuerpo quedó mucho más quemado porque el ácido también alcanzó a hacer contacto con la parte de atrás de su cuerpo y, lo peor, es que nadie la ayudó a tiempo. Creían que estaba loca”, contó ayer Ameneh Bahrami una joven iraní atacada con ácido hace 10 años por un joven al que rechazó. Su caso se volvió famoso porque fue la primera mujer que logró la ley del ojo por ojo como castigo para su verdugo, así terminara por perdonarlo en el momento que se tenía que cumplir la sentencia.

Estos ataques han despertado no sólo el horror en Isfahán, donde muchas jóvenes han decidido quedarse en casa, sino también la reacción de algunos sectores radicales del país que se empiezan a dar cuenta de los efectos que ataques como éstos tienen en la población. El portavoz de la justicia Gholamhoseyn Mohseini Ezher, dijo que se daría el castigo más severo para los que hayan llevado a cabo estos ataques.