• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Nueva tendencia: Darse un sabático en el matrimonio

pareja en un bar | Flickr

El distanciamiento es por un tiempo definido y ambos saben que volverán a estar juntos | Flickr

Le llaman "marriage sabbatical", y se diferencia de una separación en que el distanciamiento es por un tiempo definido y ambos saben que volverán a estar juntos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Mi marido y yo habíamos estado casados por 10 largos años, trabajábamos juntos y los dos teníamos hijastros. Estábamos discutiendo mucho.  No había leído nada sobre los marriage sabbaticals, aunque sé que ahora las personas los tienen, y los dos llegamos a la misma conclusión".

Las palabras son de Flic Everett, una mujer inglesa que en un programa de televisión aseguró que hacer un "break" en su matrimonio le ayudó a salvarlo. Conocida como "marriage sabbatical", se trata de una creciente tendencia entre las parejas que están pasando por un momento complicado en su relación, pero no quieren divorciarse, por lo que acuerdan distanciarse por un tiempo definido para después volver a estar juntos.

"Es casi como una desintoxicación: en lugar de dos noches a la semana sin alcohol, tenía dos noches sin mi marido", explicó Everett, y agregó que la experiencia tuvo buenos resultados.

"Comenzamos a apreciarnos más, lo que hizo toda la diferencia. Un par de noches cenando sola, repentinamente te hará apreciar que tu pareja esté sentado a la mesa contigo", aseguró.

La periodista estadounidense Cheryl Jarvis también se aventuró a vivir un "break" en su matrimonio y plasmó su experiencia en su libro "The Marriage Sabbatical: The Journey That Brings You Home" ("El Marriage Sabbatical: El viaje que te lleva a casa"). "Este libro nació de un conflicto, entre amar a mi marido y tener ganas de dejarlo. No necesitar dejarlo", explica Jarvis en la introducción del texto.

La escritora luego agrega que a pesar de que ella y su esposo llevaban vidas independientes, sentirse libre en casa no era suficiente. "Necesitaba irme, sola. No por una semana, eso lo había hecho a menudo. Sólo por un tiempo", sostiene.

A los 38 años se le presentó la oportunidad de trabajar tres meses en Connecticut, lejos de su familia. Pero sus hijos -que entonces tenían 10 y 14 años- le rogaron que no lo hiciera, porque por diferentes motivos necesitaban tenerla cerca. Así que a Jarvis no le quedó otra cosa que desechar la idea y guardarla "para la otra vida".

Sin embargo, 10 años después, algo le hizo "click". "¿Qué otra vida?", se preguntó, y decidió que se tomaría su "marriage sabbatical". De esa manera, a los 51 años se distanció de su marido por tres meses, durante los cuales se quedó en diferentes colonias de escritores y se concentró en desarrollar su libro.

"Ese tiempo lejos fue la primera vez que tuve el lujo de pensar en mí misma", confesó hace algún tiempo al portal ABC News. Asimismo, pudo conocer a muchas mujeres que habían hecho lo mismo que ella había deseado por tantos años y descubrió que el factor común entre todas ellas era que tenían la intención de regresar con sus maridos, ya que el "break" no era para alejarse de ellos, sino para acercarse a sí mismas y a sus sueños.

A juicio de Jarvis, las personas deberían entender a los "marriage sabbaticals" no como una pausa en la relación, sino que como una pausa de la rutina. Y añade que estos "break" pueden revitalizar a un matrimonio.

Una forma diferente de ser pareja

Cuando Flic Everett dio su testimonio en televisión, la psicóloga Jo Hemmings manifestó sus dudas respecto al tipo de acuerdo que implican los "marriage sabbaticals", y afirmó que además de ser riesgosos -porque existe la posibilidad de que alguno de los dos no quiera volver después de la pausa-, pueden encubrir problemas que nunca serían tratados si la pareja se distancia.

"Es no abordar los problemas y dentro de la relación es necesario conocer la raíz de ellos", sostuvo.

"Yo siento que puede ser una evasión", opina en el mismo sentido Mónica Silva, terapeuta y directora de la Organización para la Familia Vivir en Pareja, y agrega que a su juicio "el trabajo hecho desde adentro hacia afuera y en pareja, siempre es más positivo que estando separados".

Asimismo, afirma que si una pareja toma la decisión de hacer un "break" en su relación, resulta difícil tanto para el hombre como para la mujer medir o evaluar cómo está el matrimonio, porque si estando juntos discuten o tienen problemas, lógicamente que separados ambos van a estar más tranquilos.

"En el fondo es buscar la tranquilidad, pero sin enfrentar el problema o solucionar el conflicto. Si se alejan, obviamente baja la presión, baja la rabia, baja también la mala sensación, pero no están solucionando nada y cuando decidan volver, probablemente va a ser más de lo mismo", explica.

Sin embargo, si la pareja decide tomar un "marriage sabbatical" no porque la relación pasa por un momento complicado, sino que debido a que alguno de los dos quiere concretar un sueño -por ejemplo, estudiar en el extranjero o irse de vacaciones con sus amigas/os-, puede ser algo positivo siempre y cuando no atente contra el matrimonio, exista un acuerdo y ambos estén satisfechos con él.

"El problema está cuando hay una imposición, cuando uno se va a vivir su aventura y el otro se queda sufriendo. Entonces, ahí no sé qué tan positivo será, porque ir a pasarlo bien, a disfrutar, pero sin tu pareja (…) Hay algo que no está resuelto", señala.

Mónica Silva dice que hasta ahora no le ha tocado atender a parejas que hayan decidido hacer un "marriage sabbatical" y que tampoco había escuchado sobre el término, pero indica que podría tratarse de una forma distinta de ser pareja.

"No existe un modelo típico de cómo relacionarse (…) Cada pareja hace su relación propia, la construyen desde lo que son, desde donde están (…) Puede ser, y no me parecería mal, que sea una forma diferente de ser pareja que está apareciendo", concluye.