• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Nueva tecnología permite desbloquear el teléfono con la mirada

Foto vía El Mercurio-Javier Neira

Foto vía El Mercurio-Javier Neira

EyePrint ID es un sistema que analiza los vasos sanguíneos del ojo para autentificar al usuario. Ya está siendo usada por un teléfono de ZTE disponible en China

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los lectores de huellas dactilares tienen un lugar en la industria de la telefonía móvil, prometiendo que con ellas, sólo el usuario dueño del equipo puede acceder a sus contenidos. Pero expertos en seguridad y hackers ponen en duda esa teoría. Ahora aparece una nueva tecnología para la autentificación en móviles: el escaneo de ojos. Aunque puede parecer ciencia ficción, el desarrollo ya existe, con al menos un teléfono en el mercado usándolo: el ZTE Grand S III, disponible en el mercado chino.

ZTE explica que el sistema, bautizado como "EyePrint ID", funciona a través de la cámara frontal del teléfono, que identifica los vasos sanguíneos del usuario y los usa como información para comprobar su identidad. En el caso del Grand S III, la cámara es de 8 megapíxeles.

La configuración del sistema es sencilla. Sólo hay que seguir un objetivo con la vista un par de veces para que el registro quede hecho.

ZTE está posicionando el sistema como una alternativa frente a los otros métodos de desbloqueo del teléfono, que van desde una figura hecha con una tabla de nueve puntos hasta una clave numérica. Esto es positivo ya que, dado que la cámara frontal del teléfono no tiene flash, EyePrint no funciona donde no hay luz.

En ZTE indican que pese a que puede ser más lento que un lector de huellas dactilares, es más seguro ya que el patrón de los vasos sanguíneos del ojo no puede ser copiado. EyePrint puede ser usado para desbloqueo del equipo y la autorización de pagos en el teléfono. La compañía anunció que implementará el sistema en todos sus futuros dispositivos de la línea Grand, aunque no hay información de cuándo podrían llegar a Latinoamérica.