• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Mujica, el personaje

El presidente uruguayo ha aparecido en las portadas de los principales diarios del mundo | Foto Cortesía Prensa Miraflores

El presidente uruguayo ha aparecido en las portadas de los principales diarios del mundo | Foto Cortesía Prensa Miraflores

El fenómeno mediático “Mujica” o “el presidente más pobre del mundo” se sostuvo durante cinco años. Ninguno de sus predecesores tuvo tanto éxito. Aún tiene 200 entrevistas pedidas. Concederá un par por semana y hará dos documentales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Semanas atrás el presidente José Mujica contestó un cuestionario para Al Bayan, el diario oficial de los Emiratos Árabes. Por enésima vez para un medio internacional, fue presentado como “el presidente más pobre del mundo”. La Cadena TV SBS de Australia pidió una entrevista y un año después se le avisó que había un hueco en la agenda. Su interés permanecía intacto y ocho días más tarde el periodista estaba en Montevideo para hacer la nota.

El furor internacional por Mujica, que comenzó apenas asumió, promete trascenderlo una vez que deje el poder.

Hasta marzo concederá dos entrevistas a medios internacionales por semana pero hay más de doscientas solicitadas, la mayoría no se concretará. Además de la película que filma el director bosnio Emir Kusturica, se pidió su participación en varios documentales aunque aceptó dos. Ya hizo otros con Vice Media, de Estados Unidos, el reconocido fotógrafo francés Yann Arthus Bertrand, la directora Frances W. Causey (de Arizona) y Sintagma Films, productora española.

También llegaron propuestas de libros. Uno de la editorial Riuniti (Italia) está aún para editar; las otras fueron rechazadas, fundamentalmente, porque eran biográficas y el presidente, según afirman sus allegados, quiere mirar al futuro y “dejar su mensaje” contra la sociedad de consumo.

Superstar. Mujica reúne todos los ingredientes para contar una historia romántica y fácil de vender: de guerrillero y preso político durante trece años a presidente que predica austeridad, maneja un viejo Fusca y vive en su chacra con una perra de tres patas. Algunos medios, incluso, aseveraron que renunció a su “palacio” presidencial. “Mujica enamora a los periodistas”, se afirmó a El País (Uruguay) desde su entorno. Al comienzo llegaban buscando a la caricatura, al presidente exótico que se sube al tractor y posa con su perra Manuela. Pedían la chacra y dos horas para montar sus estudios. Presidencia les daba quince minutos. Tras la nota se cumplía con el ritual obligado de la recorrida entre tomates y zapallos. Así ganó su fama internacional.

Pero cuando la historia se agotó, la curiosidad periodística se nutrió de iniciativas provocativas y de interés fuera de fronteras, tales como la despenalización del aborto, la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo y la regulación de la marihuana. Los pedidos continuaron lloviendo desde remotos lugares.

En junio de 2012 Mujica se presentó en la cumbre Río+20 y sorprendió al mundo —no a los uruguayos— con un discurso filosófico de diez minutos contra el consumismo no sustentable y el despilfarro de recursos naturales. Solo un par de videos de ese discurso en YouTube suman dos millones de visitas.

Mujica comenzaba a ser visto como una especie de voz de la conciencia o abuelo sabio con frases como “¿estamos gobernando la globalización o la globalización nos gobierna a nosotros?”, “no podemos seguir indefinidamente gobernados por el mercado, tenemos que gobernar al mercado” o “el desarrollo no puede ser en contra de la felicidad”.

Esa imagen lo hizo nominable al Premio Nobel y se potenció en septiembre de 2013 con su discurso de 45 minutos ante la Asamblea General de Naciones Unidas (500.000 reproducciones en YouTube).

“Parecería que hemos nacido sólo para consumir y consumir y cuando no podemos cargamos con la frustración, la pobreza y la autoexclusión”, exclamó. En cada entrevista, Mujica elude los temas domésticos, casi no responde, evita exhibir logros o la autocrítica, y lleva a los entrevistadores a hablar de filosofía, del futuro de la humanidad, de la importancia de la austeridad. “Ahí es donde se siente cómodo, ese es el mensaje que quiere dejar”, señalan en su entorno.

El discurso filosófico dio paso a temas de corte político. Se ofreció a mediar en el proceso de paz de Colombia y tuvo contactos con las FARC, prometió asilo a los presos de Guantánamo y recibirá a los niños sirios. Mujica se mantuvo así en el tapete y las solicitudes de entrevista no dan tregua.

Química con los periodistas
El periodista y escritor Juan José Millas tuvo una química instantánea con Mujica. Tras la nota se quedaron dos horas hablando de política. Mujica lo invitó a Anchorena, donde compartieron todo un día. Luego publicó 17 páginas en El País de Madrid sobre Mujica y Uruguay. Afinidad similar logró Mujica con Jordi Évole, otro famoso periodista español que difundió un amable encuentro.

“Siempre hay un muy buen clima, sobre todo con los más jóvenes”, afirman sobre Mujica en su entorno. Sin embargo, no les deja de sorprender que medios como O’Globo de Brasil o El Mercurio de Chile, que no se caracterizan por el elogio fácil, también hayan destacado la figura del mandatario en sus editoriales.

Mujica en el mundo
Mujica fue tapa de los principales diarios del mundo: New York Times, El País de Madrid, The Guardian, Le Figaró, The Economist, entre muchos otros. También lo entrevistaron las cadenas de televisión más importantes. Solo en CNN tuvo tres con sus periodistas más prestigiosos. Pero también apareció en Russia Today, CCTV China, France 2 y TVE Española.

Simultáneamente, The Economist eligió a Uruguay como "País del año" en 2013.

Los periodistas que llegan atraídos por Mujica se informan sobre el país y descubren otros aspectos que luego reseñan en sus notas y prestigian al Uruguay, afirman en Presidencia.

Financial Times dice del país ‘el muy creíble a nivel económico y financiero Uruguay’, eso, por sí mismo, vale más que lo que luego diga Mujica”, afirman.