• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Mujeres usan su cuerpo para demostrar que ya no son el sexo débil

Mujeres usan su cuerpo para demostrar que ya no son el sexo débil / El Mercurio/Chile/GDA

Mujeres usan su cuerpo para demostrar que ya no son el sexo débil / El Mercurio/Chile/GDA

“Rugged grace” es el proyecto fotográfico que cuestiona la idea de belleza, fuerza y aprecio que sentimos hacia el cuerpo de la mujer

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sentir orgullo por el cuerpo que uno tiene no siempre es algo fácil.

Menos, si desde pequeñas crecemos rodeadas con mensajes mediáticos que definen que las mujeres altas y delgadas son hermosas.

Entonces, viene el cuestionamiento y el temor al espejo, ¿soy realmente bella? y si tengo baja autoestima, me encontraré fea, sin gracia y deforme.

Acto seguido, aparece lo que define la escritora y conferencista Courtney Martin, la “normalidad aterradora de odiar el cuerpo”. Pero, ¿cómo se lucha en contra de los estereotipos y traumas que se viven a diario por no ser perfecta?

Una alternativa es la que propone el proyecto fotográfico, “Rugged grace” o Gracia robusta del equipo de Rugby de Mujeres de la Universidad de Harvard. Simplemente, llaman a amar el cuerpo de uno como un acto inherentemente político.

“Mantener el orgullo de tener un cuerpo, que es ‘demasiado grande’, ‘demasiado pequeño’ o ‘no es el ideal’ es nuestra declaración política en contra de las muchas voces que nos dicen que nuestros cuerpos son problemáticos”, declararon tres miembros del equipo, Brooke Kantor, Lydia Federico y Helen Clark en el artículo “Un ejercicio de la imagen corporal”, publicado en la revista Política de Harvard.

La propuesta ha impactado en las redes sociales y medios de comunicación, no sólo por la fuerza de las imágenes sino porque une el discurso político al deporte y especialmente, al rugby y además, se erige como un mensaje consciente y actual frente a lo que califican, el “evangelio de la dieta” y el ejercicio constante para lograr “cuerpos bikini”, pero también hacia las enseñanzas en casa, de que las niñas deben cruzar las piernas en público y ocupar el menor espacio posible y que ser bella es mucho más valioso que ser inteligente y fuerte.

¿De qué se trata?

Para desarrollarlo, las jóvenes de Harvard preguntaron a sus compañeras de equipo qué era lo que más amaban y apreciaban sobre los cuerpos de cada jugadora del equipo, dicen que con la esperanza de abrir un debate visual sobre la belleza, la fuerza y el aprecio.

“Luego les pedimos que escribieran en los cuerpos de las jugadoras sus cosas favoritas para demostrar la capacidad inmensa y positiva que tiene el cuerpo, y como un estímulo útil para entregar fuerza y confianza a cada una de ellas”, detallaron.

La idea fue también de reflejar la confianza, aprecio, amor y apoyo que se da en la práctica del Rugby. “El deporte requiere una fuerza que nos parece bella y poderosa”.

Es que sin duda, es uno de los deportes más exigentes físicamente en el mundo, pues son 80 minutos de largo y en contacto físico intenso. Aparte, tienen las mismas reglas para hombres y mujeres.

“El rugby es una fuente de empoderamiento. A las jugadoras se les enseña a utilizar la fuerza de sus cuerpos en formas que ni siquiera habían concebido. En una sociedad que valora la timidez en la belleza femenina, el rugby alienta a las mujeres a ser una presencia audaz y dominante en la búsqueda de sus metas”, comentan.

En el mismo sentido, afirman que no tienen un tipo de cuerpo ideal, y que los 10 puestos requieren todo tipo de físico, altas, bajas, hombros anchos, con curvas, piernas anchas, diminutas.

“Cada tipo de cuerpo es celebrado y apreciado, incluso nos regocijamos en grupo cuando una chica se declara con orgullo que se ha ganado unos cuantos kilos, como resultado de nuestro entrenamiento con pesas. Admiramos los muslos cada vez mayores de las demás y los brazos espesantes durante toda la temporada”, aseguran.

Las fotos

Son un testimonio gráfico del poder que tiene el rugby como deporte y la sensación liberadora que proporciona ser parte de un equipo con tanta positividad sobre el cuerpo. Es una invitación a las mujeres para que se sientan orgullosas de sus cuerpos sin importar cómo sea.

“Busca infiltrarse en el panorama mediático dominado por la negatividad del cuerpo, invitando a espectadores a unirse a nosotros en nuestra celebración de la belleza distintiva de cada uno de nuestros cuerpos”, declaran en el artículo de Harvard Politics.

Lo que se ve son fotos tomadas por Shelby Lin y Lydia Burns donde aparecen las chicas vestidas con pantalones cortos grises y sujetadores deportivos escribiendo sobre sus propios cuerpos y el de sus compañeras, palabras como “poderoso”, “gran corazón”, “humilde”, “fuerte”, “corazón abierto”, “enorme”, “rasgado”.

Otras con las palabras en sus cuerpos abrazándose, riendo, o mostrando sus piernas, brazos, espalda, es decir, sus cuerpos felices y orgullosas mostrando sus bíceps y las particularidades de este gran equipo de rugby que entrega un valioso y potente mensaje para fomentar la actitud positiva de las mujeres frente a sus propios cuerpos.