• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Mujer vive con más de 200 perros dentro de su casa en Puerto Rico

Los alrededores se ven limpios porque todos los perros están dentro de la casa | Cortesía

Los alrededores se ven limpios porque todos los perros están dentro de la casa | Cortesía

Ha pedido ayuda a las autoridades pero, tanto el municipio como la Policía, ignoran su necesidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“La casa donde vive esta señora tiene sus paredes negras (por excremento de perros), todos los animales tienen problemas de piel, alergias o algo así. Los alrededores se ven limpios porque todos los perros están dentro de la casa”, explicó la investigadora. (Suministrada)

Imagina cómo sería vivir solo, en una casa grande, sucia, sin muebles, y llena de perros y sus excrementos por todas partes. Más aún, figura clamar por ayuda de quien se supone deba auxiliarte y no recibir respuesta.

Ese precisamente es el caso de una mujer residente en Vega Alta y cuyo nombre, por el momento, no será revelado. Esta señora convive con más de 200 perros bajo hacinamiento, casi todos enfermos por falta de higiene, en el barrio Maricao del mencionado municipio.

La Oficial Investigadora de Crueldad Animal, Angélica Mejías, denunció en exclusiva a ELNUEVODIA.COM a través de Caza Noticias que el pasado 14 de abril acudió junto a varios agentes de la Policía municipal de Vega Alta y voluntarios de la organización sin fines de lucro Unión Pro Animales Abandonados (UPAA) de Vega Baja a la residencia de esta mujer.

Allí descubrieron una escena de horror.

“La casa donde vive esta señora tiene sus paredes negras (por excremento de perros), todos los animales tienen problemas de piel, alergias o algo así. Los alrededores se ven limpios porque todos los perros están dentro de la casa”, explicó Mejías y añadió que visitaron la casa luego que la señora les pidiera ayuda ante la supuesta inacción de la Oficina Municipal de Manejo de Emergencias (OMME).

“La dueña de la casa alega que la gente le abandona animales frente a su casa; que ella llama a Manejo de Emergencias para que se los lleven pero el sistema no responde”, indicó Mejías. A juicio de la oficial y rescatista, así como de otros agentes entrevistados que visitaron la residencia, la dueña de la casa padece de sus facultades mentales.

Tras esa visita de orientación, Mejías regresó con los agentes y voluntarios el 18 de abril para remover 39 perros, que luego se convirtieron en 49 debido a que nacieron algunas camadas. La organización UPAA se encargó de costear la asistencia veterinaria para esos canes. Muchos murieron por distintas enfermedades, otros fueron enviados a Estados Unidos para adopción y otros pocos aún permanecen en hogares temporeros esperando ser adoptados aquí en la Isla.

No es un caso nuevo

El director de la OMME de Vega Alta, Miguel Navas, explicó a este medio que conoce del caso en cuestión desde principios de 2012 cuando la agencia que dirige removió 119 animales que la señora tenía dentro de su casa.

“Esa casa era un hogar de envejecientes y tiene muchos cuartos. Es una casa inmensa. Ella tuvo hasta 300 perros en la casa. Tuvo un negocio de venta de animales. Ahora, alega que la mayoría de los perros se los dejan en el portón y ella los sube”, indicó Navas.  “Yo he sacado, desde el 2012, 166 perros pero aún quedan como 160 más”, añadió el funcionario.

Navas también dijo que su agencia ha visitado la casa de la señora en varias ocasiones y esta se ha negado a entregar los perros. Dijo que esa información la supo a través de la sargento a cargo del caso, Madeline García, aunque posteriormente la oficial desmintió las aseveraciones de Navas.

“Yo soy coordinadora de Ley 154 (para el Bienestar y la Protección de los Animales) y Navas no sabe cómo proceden las cosas.  Hay que llevar el caso al tribunal para que le ordene (a la señora) que deje esa práctica. Mi responsabilidad es cuidar la ley y la propiedad. Él (Navas) no nos llamó el día que fue porque, las dos veces que yo fui, sí pudimos remover algunos perritos”, expresó la sargento.

“Parece que la señora es un caso psiquiátrico, pero si no se hace el debido proceso de ley, ella no va a recibir el tratamiento. Si hicieran los pasos como corresponden, la señora ya tendría su tratamiento y su casa limpiecita”, añadió García.

Por su parte, el director de la OMME aseguró que consultó a la Policía estatal y a la Sociedad Protectora de Animales de Puerto Rico (Humane Society) en Guaynabo para que le orientaran en torno a si se trataba de un caso de maltrato animal y, supuestamente, le dijeron que no.

Sin embargo, este medio le requirió evidencia de sus gestiones y, a pesar de que el funcionario se comprometió a proveerla, no lo hizo. Asimismo, ELNUEVODIA.COM contactó a la Policía estatal en Vega Alta y a la directora de la Sociedad Protectora, Maritza Rodríguez, y ambos negaron haber sido consultados en este caso.

El municipio de Vega Alta tiene contrato con el Albergue de Animales Villa Michelle, localizado en Mayagüez, y a donde, según Navas, su agencia puede enviar hasta 50 perros al mes a un costo de $25 por cada can. Esto quiere decir que, si la OMME obtuviera la orden del tribunal para remover los casi 200 perros que tiene la señora en su hogar, necesitaría unos $5,000 para que el albergue se los reciba.

Capitán de la Policía se lava las manos

Entonces, a raíz de todo este caso, queda la pregunta de por qué no se ha llevado la querella, radicada por la dueña de la casa en el cuartel municipal,  al tribunal correspondiente para que emita una orden que obligue a la OMME a remover todos los animales, tal cual dispone la Ley para el Bienestar y la Protección de los Animales.

“Nosotros (la Policía municipal) hemos hecho hasta donde podemos. El recogido de animales le corresponde a Manejo de Emergencias Municipal”, expresó el capitán de la Policía municipal de Vega Alta, Efraín Quintero.

Sin embargo, al insistir y preguntarle sobre por qué no se ha llevado la querella al tribunal si, evidentemente, la OMME no está cumpliendo con su responsabilidad de atender este caso, el capitán respondió que “yo no voy a seguir entrando en conversación porque desconozco cuál ha sido el proceso”.

Según Navas, su agencia no ha procedido a remover los animales debido a que no existe una orden del tribunal que le autorice a entrar en la propiedad de la dueña para llevarse todos los animales que viven allí en condiciones deplorables.

Durante la noche del jueves, la oficial Angélica Mejías acudió a la Policía estatal de Vega Alta con los reportes y fotografías que ha recopilado para documentar este caso. Allí se le informó que no podía radicar una querella debido a que ya existía una en el cuartel municipal. “Me dieron la razón  ‘válida’ de que no pueden haber dos querellas para lo mismo. Me mandaron a ir donde el capitán municipal”, explicó.

Mientras tanto, sigue la señora con sus más de 200 inquilinos de cuatro patas a la espera de que el gobierno haga lo que le corresponde.