• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Mujer tomó insólita venganza al creer que su novio era infiel

Luego de pegar las 30 compresas en el auto, ante la mirada atónita de los transeúntes, y de subir su despecho a las redes sociales, la mujer recibió muestras de apoyo de otras congéneres | Foto: El Mercurio

Luego de pegar las 30 compresas en el auto, ante la mirada atónita de los transeúntes, y de subir su despecho a las redes sociales, la mujer recibió muestras de apoyo de otras congéneres | Foto: El Mercurio

Creía que la estaba engañando, cuando en realidad estaba organizándole una fiesta sorpresa de cumpleaños. Pero... no fue su único error

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Sí, ¡lo hice!", escribió Li Tan, de 23 años, en las redes sociales, luego de publicar una fotografía de un auto con decenas de toallas higiénicas pegadas, y graficando la furia de una mujer despechada.

La mujer de China se convenció de que su novio (De Wu, 24 años) la engañaba, luego que él no regresara a su casa a la hora prevista, y decidió ir hasta una tienda, comprar muchos paquetes de toallas higiénicas y pegarlas en el Toyota alquilado de Wu.

"Ella estaba furiosa. Le dije que mejor esperara a ver qué decía él, antes de atacar el auto, porque ni siquiera era de él", comentó al medio chino People's Daily Online, Chung Chen, amiga de la enojada novia. "Pero ella no me quiso escuchar porque estaba convencida del engaño, así que la dejé hacer lo que quisiera. (Pegar las toallas) la hacía sentir mejor", agregó.

Luego de pegar las 30 compresas en el auto, ante la mirada atónita de los transeúntes, y de subir su despecho a las redes sociales, la mujer recibió muestras de apoyo de otras congéneres. "Bien hecho, eso le enseñará", comentó Xia Lo, mientras Yu Feng escribió: "Lo debiste hacer con toallas usadas".

Un final feliz

Aparentemente, Wu había estado fuera toda la noche, y según el medio chino, quedó desconcertado cuando vio lo molesta que estaba su novia. "Le pregunté que qué había pasado y se enfureció. Le expliqué que había estado organizando una fiesta sorpresa para ella, y le mostré la reserva que había hecho online en un restaurante caro al que la iba a llevar. Después le conté que todos sus amigos iban a llegar más tarde", explicó él.

"Después de un rato, ella me creyó y se arreglaron las cosas, pero no creo que alguien vaya a arrendar ese auto pronto", señaló Wu.