• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Mujer encuentra al donante de esperma de su hija y se enamora de él

Mujer encuentra al donante de esperma de su hija y se enamora de él

Mujer encuentra al donante de esperma de su hija y se enamora de él

Motivada por que su hija pudiera conocer a su padre biológico, la madre buscó al donante que la ayudó a concebirla, y hoy son pareja y familia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Es la “historia de una poco probable familia moderna”. Así fue presentada la curiosa experiencia de Aminah Hart, en el medio australiano que relató cómo tras haber optado por utilizar un banco de esperma para quedar embarazada, no solo logró encontrar al padre de su hija, sino que comenzar una relación amorosa con él.

Para el año 2011, Aminah tenía 42 años y había pasado por la triste experiencia de perder dos hijos a semanas de nacer, debido a un desorden genético que solo se traspasa a hombres.

Soltera, aprovechó la legislación que rige en Melbourne, en el estado de Victoria, Australia, que permite a mujeres sin pareja optar por una fecundación in vitro a través de un banco de espera de donantes anónimos.

“No te pasan una foto. Literalmente, es solo un perfil, algo como LinkedIn, con estadísticas vitales, edad, constitución física, color de pelo, intereses cuando niño y trabajo”, dijo Aminah al Daily Mail Australia.

Con tres de estos perfiles en la mano, el que más le llamó la atención fue el de un hombre que se describía como “feliz y fácil de llevar”,  padre de cuatro hijos sanos y felices, y dispuesto a conocer a los niños que había ayudado a concebir.

Al año siguiente nació Leila, una guagua sana, blanca y rubia, bastante distinta a su mamá, mitad australiana, mitad india. “Pensé que no podía tener una guagua rubia. Las mujeres negras no tienen guaguas rubias”, comentó a ABC.

Allí, Aminah relató parte de su historia familiar, que se resume más o menos de la siguiente manera: su madre australiana viajó en los años 60 a Londres, donde conoció a su padre, un indio que la terminó por enamorar. Pero cuando Aminah tenía meses de nacida, la relación se terminó, y su madre regresó sola con ella a Australia.

Cuando Aminah ya cumplió la mayoría de edad, decidió ir a probar suerte a Inglaterra y de paso, encontrar a su padre, al que nunca había conocido. Pero una vez hecho el viaje, solo logró enterarse que el hombre había fallecido poco antes que ella llegara. “Fue devastador”, señaló.

El no poder conocer esa otra parte de su vida, hizo que surgiera en ella el deseo de darle a su hija la oportunidad de conocer a su papá biológico. Ayudada por su madre y gracias a que el donante estuvo de acuerdo con poder ser contactado, cuando llenó su perfil de datos, permitió que supiera que el padre de su hija era Scott Andersen, un granjero de Phillip Island, a 140 km de Melbourne.

Tras enviarle un mail explicándole el caso, Scott accedió a conocer a Leila cuando ella cumpliera un año de edad. El día llegó el 18 de agosto del 2013, cuando Aminah viajó con la menor para encontrarse con Scott y dos de sus hijos, claramente parecidos a Leila.

“Fue mucho más fácil de lo que pensé. Estaba nerviosa… Iba a conocer a un completo extraño y llevaba a su hija biológica en mis brazos”, recordó la mujer.

La unión entre padre e hija fue tal, que se hizo inevitable hacer estos encuentros más seguido y así fue como ambos acordaron que Scott sería un papá presente en la vida de la niña, algo que no le agradó mucho a la entonces pareja del hombre. Una vez terminada esa relación, no pasó mucho tiempo para que Scott y Aminah comenzaran a salir.

Hoy, la pareja lleva cerca de 12 meses juntos, y aunque siguen viviendo en ciudades distintas, intentan todo lo posible de estar los dos presentes en la vida de Leila. “Nos enamoramos. Ha sido una experiencia surrealista, pero increíble”, concluyó la mujer.