• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Médico advierte que los endulzantes son peores que el azúcar

Si bien con el consumo de endulzantes artificiales se disminuye las ingesta de calorías, esto no quiere decir que sean más saludables. | Foto: El Mercurio - Chile

Si bien con el consumo de endulzantes artificiales se disminuye las ingesta de calorías, esto no quiere decir que sean más saludables. | Foto: El Mercurio - Chile

El doctor sostiene que los edulcorantes inundan el paladar con el sabor dulce y elevan su umbral de dulzor, lo que ocasiona que el consumidor nunca termina de satisfacer sus antojos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Durante los últimos años el azúcar fue demonizada y catalogada como lo peor para la salud. De hecho, muchas personas alrededor del mundo han hecho el experimento de dejar de consumir el carbohidrato, para vivir en carne propia los beneficios que tiene llevar una dieta libre de azúcar.

Y si, consumir tanto azúcar efectivamente es malo en varios aspectos, es por eso que la tendencia hoy en día es reemplazarla por los endulzantes artificiales.

Sin embargo, un médico de origen surafricano publicó una columna en la que explica por qué estos productos pueden incluso ser peores que el azúcar. Los argumentos que entrega no tienen que ver con el cáncer u otras afecciones con las que algunos estudios han relacionado a los también llamados edulcorantes.

Frank Lipman estudió medicina, se especializó en la integrativa y funcional, conoce de acupuntura, medicina china, nutrición, medicina herboralia, meditación así como yoga, entre otras disciplinas. Ahora practica la llamada "Buena Medicina", en la que combina todos los sistemas en que se ha entrenado.

Foto: megalindas.com

Según el médico, si bien con el consumo de endulzantes artificiales se disminuye las ingesta de calorías, esto no quiere decir que sean más saludables. ¿La razón? "El sabor dulce (ya sea el del azúcar o el artificial) parece desempeñar un importante rol en incrementar el apetito", explica Lipman en la página web Well and Good.

En este sentido, ocurre que todos los edulcorantes tienen una cosa en común: son significativamente más dulces que el azúcar. De esta manera, inundan el paladar con el sabor dulce y elevan su umbral de dulzor, entonces el consumidor nunca termina de satisfacer sus antojos por lo dulce.

"Algunos estudios indican que los súper endulzantes artificiales interfieren con la liberación de las hormonas de la saciedad, lo que hace más lenta la habilidad del organismo para enviar señales al cerebro avisándole que ya ha tenido suficiente, lo que lleva a las personas a comer en exceso sin siquiera darse cuenta", explica Lipman.

Foto: espanol.babycenter.com

El médico asegura que en su consulta ha visto pacientes que son adictos a los endulzantes, a pesar de que tienen claro que son malos para su salud.

"La adicción de una paciente era impulsada por su obsesión de contar calorías y su temor a las grasas saludables. Tenía terribles dolores de cabeza, fatiga y dolor de estómago, nunca lo había relacionado con los endulzantes”, el doctor sostuvo que le asignó un plan de alimentación nutritiva y utilizó acupuntura para controlar sus síntomas de abstinencia".

Lipman relata que después de un mes los malestares desaparecieron y la mujer estaba libre de su adicción.

Entonces, ¿cómo evitar los edulcorantes y combatir los antojos dulces? El médico afirma que la manera ideal de dejar de consumir endulzantes artificiales es ir disminuyendo paulatinamente su ingesta.

Foto: nutrihealthum.bligoo.com.mx

"Les recomiendo a las personas reducir la ingesta de a poco, monitorear cómo se sienten, hasta que sean capaces de cortar su consumo por completo", explica.

Otros consejos

1. Consumir un suplemento de L-Glutamina, que ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en sangre y a evitar los antojos.

2. Tomar un descanso, concentrándose en la respiración para alejar los antojos.

3. Distraerse durante los 10 o 20 minutos que dura un antojo, hacer cualquier otra cosa, por ejemplo salir a caminar.

4. Beber mucha agua.

5. Comer fruta, la cual satisface los antojos de algo dulce y es mucho más saludable.