• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Manager de Michael Jackson confesó que quiso secuestrar al cantante

Michael Jackson. En el verano de 1993 fue acusado de abusar sexualmente de Jordan Chandler, un niño que había estado en su mansión de Neverland. El escándalo marcó gravemente su imagen  | Foto: Wikimedia

Michael Jackson.| Foto: Wikimedia

El próximo 3 de junio, Ron Weisner lanzará el libro "Listen Out Loud", en el que asegura que por diferentes vías intentó raptar al "rey del pop" para poder ayudarlo con sus adicciones a las drogas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un "secuestro" habría podido evitar la muerte de Michael Jackson. Por lo menos eso es lo que afirma el manager del cantante, Ron Weisner, en un libro que publicará el próximo 3 de junio.

Según informó "Page Six", Weisner intentó desesperadamente raptar por diferentes vías al "rey del pop" para salvarlo de su adicción a las drogas, ya que si éste no tenía acceso a ellas era fácil que no siguiera comprando sustancias estupefacientes.

En "Listen Out Loud"—título del libro— Weisner explica que Jackson se volvió adicto a los analgésicos tras el recordado accidente que sufrió cuando grababa un comercial para Pepsi en los 80, y que "hubo muchas personas en la vida de Michael que intentaron hacer intervenciones, pero que ninguno de ellos se acercó lo suficiente como para ayudarlo".

Sin embargo, según cuenta el manager, el único que realmente se acercó para ayudarlo con sus problemas fue él, quien lo llamaba por lo menos 20 veces al día para intentar que disminuyera su consumo de drogas.

Fue ahí cuando decidió pedir ayuda a La Toya Jackson, quien después de varios episodios dio su visto bueno para una intervención extrema en la que prácticamente lo iban a raptar, hasta que ésta dio un paso atrás alegando que la ley podría verlo como un secuestro.

En el texto, Weisner confiesa que días antes de la muerte de Jackson, se encontró con él  en el Staples Center. "Por varios días él no se había mostrado muy saludable, pero esta vez era en otro nivel. Pensé: 'Parece un maldito prisionero de guerra'. Tenía esa mirada en sus ojos, una mirada de resignación, una mirada que decía 'Se acabó', y eso rompió mi corazón".