• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

López: Nos han quitado hasta el miedo

Leopoldo López también fue acusado de daños a la propiedad | Foto AFP

Leopoldo López también fue acusado de daños a la propiedad | Foto AFP

El líder de Voluntad Popular dijo que está preso por la "persecución de un régimen intolerante, represivo y corrupto" y que no tiene miedo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El líder opositor Leopoldo López no se rinde. Eso es lo que no se cansa de repetir desde que se entregó a las autoridades el 18 de febrero, día en que entró en la prisión militar de Ramo Verde con un futuro incierto, cada vez es menos alentador. El líder de Voluntad Popular volvió a mostrarse fuerte aunque conmovido en una nueva carta.

"Leopoldo Santiago, mi hijo de un año de edad, dio sus primeros pasos en la cárcel militar de Ramo Verde; el contexto hizo que el que comúnmente sería uno de los momentos más felices para un padre, fuera para mí, uno de los más duros; un momento para reflexionar, para cuestionarme y al final. confirmar lo acertado del camino que he tomado, el camino de la lucha por el futuro de mis hijos, de la niñez y juventud venezolana, de un pueblo asfixiado y humillado que merece libertad, que merece paz, que merece justicia y la oportunidad de progresar", comienza el escrito de López, de 42 años que publica el diario El País de España.

El dirigente opositor, señalado por el gobierno de Nicolás Maduro como responsable por la violencia del 12 de febrero -cuando tomaron fuerza las protestas antigubernamentales-, fue acusado formalmente la semana pasada "por los delitos de instigación pública, daños a la propiedad en grado de determinador, incendio en grado de determinador y asociación para delinquir", lo que podría llevarlo a cumplir una pena de hasta 13 años.

"Cuando tomé la decisión de hacer frente a las falsas acusaciones en mi contra, sabía perfectamente lo que me esperaba; era consciente de que sería otra víctima de una justicia injusta, de un proceso infame, como lo han sido tantos presos políticos que ha cobrado este régimen; que tendría que dejar a mi familia, confiando en que su fortaleza y amor por nuestro país los mantendría en pie; sabía que pasaría en aislamiento y soledad, un tiempo sólo definido por el deseo de cambio del pueblo venezolano. Yo lo decidí así y no me arrepiento", continúa la carta.

Además, López asegura que su encarcelamiento "no es consecuencia de lo sucedido el 12-F, sino el resultado de una larga persecución por parte de la sinrazón, de un régimen intolerante, represivo y corrupto" y remarcó que Maduro lo tiene como blanco desde enero del año pasado.

"Mi estancia aquí y lo sucedido en la fiscalía no son más que el claro reflejo de que estábamos en lo correcto, de que era necesaria esa chispa que encendiera en los venezolanos ese deseo tan latente de lograr un cambio social y político", continuó. "Que juntos, los venezolanos, consigamos dejar atrás una historia de división, violencia y corrupción habrá valido la pena", agregó.
Nos han quitado hasta el miedo

López recordó en su carta una frase que leyó en una pancarta el 12 de febrero que decía "Nos han quitado tanto, que nos quitaron hasta el miedo" para afirmar que él tampoco tiene miedo.

"A pesar de la incertidumbre que representa estar en manos de un verdugo que tiene preso a todo el pueblo venezolano, que ha expropiado el futuro de los jóvenes y pisado su presente, no tengo miedo. tengo la compañía de mi inocencia y la certeza de haber hecho lo correcto", señaló.

Desde Ramo Verde, López pide la colaboración "de todos" para "salir de esta crisis que tiene sumida a Venezuela en la penumbra". " Demostremos que estamos dispuestos a luchar. Debemos demostrar que ya no estamos dispuestos a seguir bajo un modelo fracasado y corrupto; ni a creer en un falso intento por establecer la paz a punta de plomo", dijo.

"La escasez, la inflación, la crisis hospitalaria, la inseguridad, la falta de libertad y respeto a los derechos humanos limitando la libertad de expresión, nos afectan a todos por igual. Nuestra lucha es la lucha de todos los venezolanos; una lucha para que los padres puedan ver a sus hijos dar sus primeros pasos en una Venezuela libre, segura y en paz. Han pasado ya 15 años, no podemos esperar más, Venezuela necesita un cambio. Fuerza y fe", concluyó.
Los violentos incidentes registrados en Caracas y otras ciudades del interior han dejado hasta la fecha al menos 39 fallecidos, 608 heridos y unos 2285 detenidos, de los cuales 192 permanecen arrestados y sujetos a procesos judiciales.