• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Localizan la segunda caja negra del avión siniestrado en Mali Bamako

El hallazgo lo hicieron los expertos de la misión de las Naciones Unidas para Mali

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Expertos de la misión de las Naciones Unidas para Mali (MINUSMA) localizaron la segunda caja negra del avión de Air Algérie que se estrelló el pasado jueves en el este de Mali con 116 personas a bordo, aseguró a Efe una fuente de esta misión de la ONU.

Los expertos de la MINUSMA llegaron este viernes a la zona del siniestro, situada en la región de Gossi, a un centenar de kilómetros de Gao, la principal ciudad de la zona.

El aparato, perteneciente a la compañía española Swiftair, se estrelló con 110 pasajeros a bordo y seis tripulantes españoles, entre los que no hay supervivientes, cuando volaba por una zona en la que se registraban condiciones climatológicas adversas.

El viernes fue hallada la primera caja negra que ya se encuentra en Gao, donde las autoridades han preparado un dispositivo para recibir a las familias de las víctimas, 54 de las cuales eran de nacionalidad francesa.

El MD-83, que realizaba el trayecto Burkina Faso-Argel, se estrelló en una zona de difícil acceso, lo que dificultó su hallazgo y entorpece la recuperación de los cadáveres y las investigaciones.

Según han apuntado distintos responsables, los primeros datos recabados sobre la tragedia apuntan a que el accidente se debió a las malas condiciones climatológicas que afectaban a la zona.

El jefe de la MINUSMA, Albert Gerard Koenders, indicó que personal civil, militar y policial especializado de la misión se encuentra desplegado sobre el terreno para ayudar a las autoridades malienses y francesas en las operaciones de búsqueda y de recuperación de cuerpos.

Los cascos azules, que también participan en labores para asegurar la zona, han enviado dos helicópteros tipo Apache, según indicó Koenders. Este sábado se espera la llegada a Gossi de expertos franceses, españoles, argelinos y malienses para avanzar en las investigaciones sobre la causa del accidente.

Según indicó el ministro de Transportes argelino, Amar Ghul, las cajas negras serán entregadas a la Agencia Internacional del Transporte Aéreo (IATA), con sede en Montreal y Ginebra, para intentar dilucidar las causas de la caída del avión.

Mientras tanto, representantes de las familias de víctimas francesas, libanesas y burkinesas salieron este sábado de Uagadugú en helicóptero hacia la zona en la que cayó el avión.

"Queríamos que hubieran representantes de las familias francesas libanesas y burkinesas (...) Ya que teníamos pocos sitios" en el helicóptero, declaró el ministro burkinés de Administración territorial y Seguridad, Jerome Bougouma. "Hacemos todo lo posible para que las familias puedan ver lo que ocurrió en el terreno", agregó.

Según el primer ministro burkinés, Luc Adolphe Tiao, el avión "se descompuso en mil pedazos". Será "muy difícil" recuperar los cuerpos de las víctimas, afirmó por su parte el general Gilbert Diendiéré, jefe de Estado Mayor de la Presidencia burkinesa, de regreso del lugar del accidente.

El aparato está "completamente desintegrado. Resulta difícil recuperar nada, ni los cuerpos de las víctimas porque sólo hemos visto trozos de carne humana esparcidos por el suelo", declaró el general Diendiéré.

"Los restos estaban diseminados sobre una distancia de 500 metros, pero hemos podido comprobar que esto se debió a que el avión se estrelló primero en el suelo y seguramente rebotó (...) Un cráter muy visible en el suelo muestra que el avión tocó suelo antes de desintegrarse", añadió.

Este sábado, allegados a las víctimas y expertos esperan entender mejor lo ocurrido cuando se conozca el contenido de las cajas negras. Al respecto, Hollande dijo que se investigan todas las hipótesis, principalmente la del mal tiempo.

La secretaria de Estado a cargo de los franceses en el extranjero, Fleur Pellerin, dijo desde Burkina Faso que "no había personas sospechosas entre las registradas en el avión", si bien "habrá que esperar hasta poder investigar en el lugar".

En la región de Gao están presentes yihadistas, bandidos y traficantes de armas, que se aprovechan de la inmensidad de esa región, en parte desértica, difícil de controlar. Los soldados franceses están presentes desde el inicio de la intervención francesa en Malí en el 2013 para expulsar del norte del país a grupos vinculados con Al Qaida en el Maghreb Islámico (AQMI), una región que ocuparon durante nueve meses.