• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Jake Gyllenhaal se convierte en El hombre duplicado

Jake Gyllenhaal

Jake Gyllenhaal

El actor protagoniza la película de Denis Villeneuve basada en la novela del Nobel portugués, José Saramago

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un hombre, de la nada, descubre que existe alguien en el mundo que es exactamente idéntico a él. No es su gemelo: se trata de su copia, de una versión duplicada de él. Eso le ocurre a Adam, quien encuentra a Anthony, un actor. Ambos son idénticos. Hasta tienen la misma cicatriz. Y eso les abre a estos dos personajes, muy distintos entre sí, una serie de posibilidades tan emocionantes como inquietantes.

El hombre duplicado trata de esta particular historia, adaptada a su vez de la novela del mismo título de José Saramago. Y es Jake Gyllenhaal el actor encargado de darles vida a Adam y Anthony. “Este papel llegó en un momento en que estaba intentando encontrar mi camino, y el guion y el tema reflejaban mi propia confusión. Es, sin duda, una de las películas más complejas y extrañas que he hecho, incluida Donnie Darko”, comenta el actor en una entrevista otorgada por la distribuidora del filme.

La película marca la segunda colaboración entre el actor y Denis Villeneuve, cineasta canadiense que, hoy por hoy, es considerado por muchos el mejor director de esa nacionalidad en actividad, solo superado por David Cronenberg. Ambos habían hecho antes La sospecha, estrenada este año en nuestro país y que también recibió grandes elogios.
 
“En una actuación siempre busco los procesos inconscientes de un personaje: aquello con lo que está luchando sin saberlo. Por eso me gusta tanto la interpretación, pues permite la introspección y arrojar luz sobre las áreas más oscuras de la mente”, explica el actor sobre su manera de abordar el papel.

La terrible dualidad

Adam es un profesor universitario sosegado y tímido. Anthony es un actor pasional, que se deja llevar por los impulsos. Sin embargo, Gyllenhaal quiso matizar esas diferencias lo más posible. “Fue importante conseguir que las diferencias entre los dos personajes fueran mínimas y muy sutiles”, explica el intérprete. Empezamos por el aspecto físico. La ropa de Anthony, el actor, le queda más apretada y camina más seguro. Adam, el profesor universitario, lleva un aspecto más desaliñado: su vestimenta suelta esconde su cuerpo”, complementa.

Sin duda, El hombre duplicado nos propone una serie de ideas inquietantes: ¿que haríamos si encontramos a alguien idéntico a nosotros?, ¿dejamos de ser nosotros mismos? Gyllenhaal no le tiene miedo a esa posibilidad y, por el contrario, señala que la cinta tiene un lado lúdico palpable. “Hay que tener en mente que esta obra es muy juguetona. Está hecha con espíritu travieso y precisa que el público tenga sentido del humor. Puede dar miedo; no obstante, es muy divertida”, añade.

Saramago llevado al cine por un canadiense, y con un actor confiable como Jake Gyllenhaal. Veremos qué sale de tal combo.