• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Hombre adelgaza más de 100 kilos tras reencontrarse con una novia de su juventud

Lee Jordan le dio un vuelco a su vida | Cortesía @30secToVictory

Lee Jordan le dio un vuelco a su vida | Cortesía @30secToVictory

Lee Jordan sufría de diabetes, enfermedad pulmonar, apnea del sueño, hipertensión y colesterol alto. Sin embargo, dio un vuelco a su vida y hoy es fanático del fitness

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"El amor, la aceptación y el estímulo hicieron la diferencia para mí". Con esta frase el estadounidense Lee Jordan (50) resume el gran cambio que tanto su cuerpo como su vida experimentaron cuando se reencontró con una novia de su juventud. Y cómo no, si en 2008 este hombre tenía literalmente sus días contados, luego de que los médicos le dijeran que no le quedaban más de dos años de vida.

Acostumbrado a comer entre 8 mil y 12 mil calorías diarias, Lee pesaba 205 kilos -casi el triple de lo que pesaba en su adolescencia- y sufría de varios males: diabetes, enfermedad pulmonar, apnea del sueño, hipertensión y colesterol alto. Asimismo, su gran volumen le hacía difícil caminar y requería oxígeno extra, por lo que vivía conectado a un tanque.

"Nunca comía menos de dos pizzas grandes, seguidas de una bolsa tamaño familiar de nachos, dos tubos grandes de salsa, dos cajas grandes de galletas y 1,5 kilos de helado", describió a CNN, donde contó su historia.

Pero la obesidad de Lee tenía una razón de fondo: una desilusión amorosa. "Enterré mis emociones en la comida", reconoció.

En 1979, este hombre conoció a Beth Schwein en un grupo juvenil de una iglesia, se gustaron y comenzaron una relación que continuaron hasta entrar a la universidad. Pero ahí las cosas cambiaron: mientras ella se concentró en los estudios, él se dedicó a las fiestas. Así, sus planes de casarse después de su graduación se derrumbaron, terminaron separándose e hicieron un pacto para no volver a hablar como forma de evitar el dolor.

Lee abandonó los estudios, regresó a su casa y consiguió un trabajo en una tienda de ropa. Nunca se casó, apenas iba a citas y siempre recordaba a Beth. Por su parte, ella había construido una carrera, se había casado y tenía una familia.

Pero en 2004 se produjo un nuevo vuelco en la historia de esta pareja, luego de que Beth retomara el contacto con Lee cumpliendo una promesa que le había hecho a una tía en su lecho de muerte. Le escribió una carta en la que lo puso al día de su vida, le dijo que el amor entre ellos había sido verdadero y se disculpó por cualquier daño que le hubiera hecho.

El reencuentro

A partir de ese momento Lee y Beth se mantuvieron en contacto, y un día de 2008 se pusieron de acuerdo para encontrarse en un café. Él reconoció que estaba nervioso, porque lo único que le había dicho a su ex novia es que estaba fuera de forma, había ganado peso y perdido cabello. Sin embargo, la reacción que tuvo Beth al verlo, lo descolocó.

"Me miró y todo lo que vio fue a Lee Jordan", recordó. "Eso fue todo. No había más que amor y aceptación en sus ojos", agregó.

Según el estadounidense, el reencuentro con Beth fue el punto de inflexión que le dio la voluntad para cambiar sus hábitos de vida. Unos años antes ella había sufrido una lesión en su espalda debido a un accidente y en lugar de someterse a una cirugía como se lo habían recomendado, optó por recuperarse trabajando con un personal trainer y haciendo ejercicios de fuerza. Y como lo logró, decidió certificarse como entrenadora para así poder ayudar a otras personas.

De esta manera, con Beth alentándolo vía cartas, Lee logró bajar los kilos necesarios para ponerse una banda gástrica y así controlar su ingesta de alimentos. Luego comenzó con un programa de caminatas y contrató a un entrenador.

Su salud comenzó a mejorar y su relación con Beth se volvió cada vez más cercana. Ella se separó de su marido y en 2012 Lee le propuso matrimonio. Hoy ambos están felizmente casados.

Pero eso no es todo, ya que también se certificaron como entrenadores personales y a través de su compañía Fullest Living ayudan a otros a transformar sus cuerpos, mentes y vidas, tal como les ocurrió a ellos.

Hoy, Lee pesa 80 kilos y su cintura pasó de medir 183 cm a 86 cm. Todos sus problemas de salud desaparecieron y junto a su esposa disfruta corriendo 5 y 10 kilómetros, medias maratones y triatlones.