• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Holguín: No estamos buscando ni sanciones ni condenas a Venezuela

Canciller de Colombia María Ángela Holguín | Foto: Aporrea

Canciller de Colombia María Ángela Holguín | Foto: Aporrea

La ministra de Relaciones Exteriores de Colombia precisó que no se ha pensado en ningún momento en abandonar la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur)

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La canciller María Ángela Holguín aseguró –en entrevista con EL TIEMPO– que el gobierno de Colombia continuará con todos los esfuerzos necesarios para garantizar la dignidad de sus ciudadanos que han sido expulsados de Venezuela tras el cierre de la frontera.

La ministra de Relaciones Exteriores de ese país precisó que no se ha pensado en ningún momento en abandonar la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), pero que en la Casa de Nariño se esperaba desde la secretaría de ese organismo, en cabeza del expresidente liberal Ernesto Samper Pizano, una reacción inmediata de apoyo en esta crisis.

Holguín, sin embargo, dejó en claro que seguirán denunciando ante el mundo la forma en que se les han violado los derechos humanos a los más de 10.000 colombianos que han sido expulsados por orden del gobierno de Nicolás Maduro, aunque puntualizó que es necesario que se dé un diálogo binacional que permita encontrar soluciones conjuntas a los problemas que afectan la zona de frontera.

— ¿Cuál es la situación actual de la frontera?

Tenemos una situación humanitaria generada por las deportaciones colectivas de colombianos desde Venezuela, las cuales han violado sus derechos humanos. El Gobierno tiene una operación de atención en 12 albergues de las personas afectadas, asegurando su bienestar y facilitando su traslado temporal o definitivo a sus lugares de origen.

— ¿Esta situación podría empeorar? Así lo advirtió el ministro de Defensa…

Podría haber más colombianos cruzando la frontera temerosos de las amenazas e intimidación de las que han sido objeto. Esperamos no sea así y Venezuela respete el debido proceso, la gente tiene que tener la tranquilidad de que los que tienen sus documentos en regla no les va pasar nada y los que están irregulares tienen un debido proceso.

— ¿Qué factores generarían ese escenario? ¿Qué información tiene de más deportados?

Hasta el momento hay 1.408 deportados en los diferentes puntos de frontera. Las deportaciones en los últimos días han disminuido e incluso se han suspendido en algunos puntos de frontera, pero continúa llegando gente asustada de lo que les puede pasar si se quedan allá.

— ¿Qué va a pasar con los colombianos que aún están en Venezuela?

Los colombianos que tienen sus papeles en regla no tienen problema. Los colombianos que están en situación migratoria irregular esperamos que en cualquier procedimiento que adopte Venezuela se les respete el debido proceso, sus derechos humanos y haya coordinación con nosotros.

— ¿Qué tan cercano es un cara a cara entre los presidentes Santos y Maduro? ¿Qué le planteará Santos a Maduro?

Nosotros siempre hemos priorizado el diálogo, pues estamos convencidos de que es la manera de dar solución a varios problemas comunes que tenemos con Venezuela. Esa convicción sigue firme. Un encuentro entre los dos presidentes, como lo ha dicho el presidente Santos, podría suceder con algunas condiciones previas. La reagrupación familiar es muy importante para nosotros y que la gente tenga la seguridad de que puede tener a sus hijos, todo dentro del respeto por los derechos humanos de los colombianos; también se debe permitir un corredor humanitario para que más de 2.000 niños puedan asistir a las escuelas y colegios en Colombia, y se debe dar la autorización para que las personas puedan recuperar sus enseres.

— ¿Qué espera de la ofensiva diplomática que comienza este lunes?

Que los organismos internacionales conozcan la magnitud de la situación humanitaria que se vive en la frontera entre Colombia y Venezuela y que vean que los migrantes en nuestro continente también son vulnerables.

— ¿Cuáles serán sus planteamientos ante esas instancias internacionales?

Voy a transmitirles la situación de las personas afectadas y de la necesidad de que se respeten sus derechos humanos y su dignidad. Estas organizaciones se ocupan de la protección de los derechos humanos y por eso es importante que conozcan lo que les ha sucedido a miles de nuestros colombianos que durante años han vivido en Venezuela. La estigmatización, el señalamiento y la discriminación por razones de nacionalidad son una clara violación de los derechos humanos de las personas.

¿Existe una posibilidad real de que se dé una sanción o pronunciamiento contra Venezuela?

No estamos buscando ni sanciones ni condenas a Venezuela. No creemos que sea el camino para dar soluciones duraderas a esta situación en la frontera, pero sí que el tema migratorio se tome como un problema en el continente.

— ¿La Corte Penal Internacional tiene competencia para conocer de la crisis?

Varios mecanismos internacionales de derechos humanos podrían tener competencia. En cuanto a la CPI, sus jueces son los que tienen la capacidad de determinar si los hechos ocurridos se ajustan al Estatuto de Roma.

— ¿Qué interés tiene el presidente Maduro en mantener esta situación y alargar los efectos de la crisis?

Esperamos que ninguno, para que el sufrimiento de nuestros colombianos cese a la mayor brevedad. Esta es una situación que no le conviene a ninguno de los dos países.

— Canciller, usted es miembro de la delegación oficial de paz y Venezuela es garante del proceso. ¿Esta situación puede impactar la mesa de diálogo con las Farc?

El proceso tiene una dinámica propia.

— ¿Siente que el país, incluidos sus sectores políticos, acompañan al Gobierno en esta crisis?

Desde hace mucho tiempo el país no se había unido tanto frente a un problema y eso es muy positivo para continuar con nuestro esfuerzo incansable de atender a las personas deportadas y que han salido de Venezuela y abrirles oportunidades de vida en Colombia. Especialmente hay que pensar en todos esos niños para que tengan un futuro.

— ¿Qué hacer para que cada vez que Venezuela y su actual gobierno tengan un problema no cojan de excusa a Colombia para evadirlo?

Hay que insistir en tener una relación funcional y respetuosa que nos permita dar soluciones a los problemas comunes, que las reuniones de coordinación se realicen y podamos trabajar juntos. En eso seguiremos insistiendo, pues es la mejor manera de proteger los derechos de nuestros connacionales en la frontera. Los problemas que afectan a la gente hay que aislarlos de los vaivenes políticos.

—¿Se estudia la posibilidad de salir de Unasur?

No hemos considerado esa posibilidad.

— Muchos califican y critican como pasivo el papel del secretario de ese organismo frente a la crisis. ¿Qué opina?

Colombia esperó de Unasur una reacción rápida de apoyo a las personas afectadas, cuyos derechos humanos han sido violados. Lamentablemente, esto no sucedió.

— Hubo un traspié en la OEA. ¿Debería haber un relevo en la embajada ante ese organismo?

Esto no tiene nada que ver con la gestión de Colombia. El debate que se realizó nos permitió mostrar la situación, sensibilizar a muchos, así no se aprobara la reunión de cancilleres. Cabe recordar que desde el 2001 hasta ahora solo ha habido cuatro reuniones a nivel de cancilleres en la OEA. Sin embargo, quiero destacar el interés del secretario general de la OEA, Luis Almagro, de visitar la ciudad de Cúcuta para observar la situación de las personas deportadas y las que han salido por temor de Venezuela. Si hubiéramos pedido algo en esa reunión de cancilleres hubiera sido una visita de alto nivel y ayer en Cúcuta la tuvimos.