• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Hilarante experimento: ¿Cómo luces después de ser besado?

 Hilarante experimento: ¿Cómo luces después de ser besado?

Hilarante experimento: ¿Cómo luces después de ser besado?

Un singular proyecto fotográfico documenta el estado en que las personas quedan tras un gran beso, pero no son precisamente besos de amor

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aunque siempre depende de quien te bese. Un beso es un beso. No hay que olvidar que nuestra boca esconde conexiones neuronales que hacen que sea una zona altamente sensible a cualquier estímulo.

Ahora bien, ¿cómo queda un persona después que una chica con labios pintados lo besa?

“The Makeout Project” de Jedediah Johnson se propuso retratar el momento después que él mismo los besa en la boca y en algunas partes del cuerpo.

El resultado son fotos de personas con las expresiones más diversas, donde el común denominador está en las manchas de sus labios impresos en esos rostros y la mano de ella sosteniendo sus cabezas justo después del instante de acercamiento bucal.

Pero no son besos necesariamente tiernos ni quietos debido a que se nota la trayectoria del labial en varios frente de la cara, el cuerpo y la boca. Las reacciones, son delirantes: coquetos, avergonzados, divertidos, sexy y desconcertados por la pasión del momento son las expresiones más frecuentes.

El arte de besar

El Proyecto Makeout a simple vista puede parecer repugnante porque el rojo del lápiz labial que usa Johnson es intenso. Sumado a que su manera de besar es bien estrambótica, pues sobrepasa casi burdamente los límites aceptado en un encuentro con un desconocido y tampoco hay distinción de sexo ni edad. Cualquier persona puede ser objeto de ese deseo.

¿Emociones baratas?

El fotógrafo explica que no, dado que las marcas de lápiz labial en la cara son un poderoso gesto que comunica muchas emociones, y eso es lo que busca capturar. “Aunque también, ya sabes, había un montón de gente que sabía que quería besar y fue mi manera de hacer frente a mi ‘ansiedad romántica’, lo que me impulsó a besar a las que deseaba”, comentó en un entrevista publicada en el Daily Mail sobre los inicios del proyecto.

Así que empezó a pedir permiso a diferentes mujeres reunidas, principalmente, en fiestas, ya que cualquiera era apta para desatar “el arte del besar”. Como era un proyecto de arte, la mayoría no dudo en entregar sus labios.

Pero con el tiempo el proyecto tomó más cuerpo y comenzó a complementar las tomas en su estudio. Pero, él no quiere que se piense que las tomas son una excusa para acercarse a bellas féminas y por eso, en un segundo acto creativo amplió su mirada incorporando a hombres y mujeres de todos tipos.

“Decidí besar también a algunas personas que no querían ser besadas y escogí a algunos hombres sin saber qué se sentiría, porque nunca había besado a uno, la experiencia tuvo varias sorpresas y muchos se negaron”, explicó.

El Proyecto Makeout

Su estilo es franco, directo, sincero y el proyecto puede ser visto en su web personal. Son 70 retratos, pero él continúa. “Resultó que no todo el mundo disfrutaba ser besado por un extraño con los labios pintados”, cuenta en su página.

Y eso se nota en las expresiones, ya que más de algún retrato puede ser percibido de otra manera, es decir, “violentos” pues las expresiones más su mano que sostiene cada click de la cámara, se vuelve un poco inquietante, pero solo un poco.

“Sentí que cuando los apuntaba con mi cámara se les venían a la mente muchas sensaciones, a veces molestas y otras no tanto, pero quiero que se entienda que es arte, tengo dos licenciaturas en arte, sin embargo, no siento que tenga la capacidad de afirmar que es arte o no, pero para mí lo es”, se defendió.

La carga erótica es otro aspecto que se deja entrever en las imágenes. Jedediah Johnson confiesa que algunas veces sintió esa potencia sexual a flor de piel y pensó que eso era increíble, pero afirma que cualquiera de las reacciones que tuvo y con que se encontró, fueron muy interesantes y dignas de ser exhibidas.

“Tuve también incidentes desafortunados como encontrarme con malos alientos, pero pensé qué vamos a hacer, el olor a ajo en la boca no era lo principal sino la foto que tendría después”, añadió en la publicación inglesa.

Otra de las anécdotas que comentó en una entrevista editada en la web especializada en fotografías, altfoto.com, fue que una noche besó a uno de sus amigos y su pareja, justo antes de que éste fuera arrestado con la cara llena de pintalabios.

Johnson, nada de leso, le propuso a su amigo que lo sacaría de la cárcel solo si le daba una copia de la fotografía de detención. El retrato es uno de los más curiosos.

Una nueva etapa del Proyecto Makeout será explorar con personas de edad avanzada y seguir besando a todo el mundo. “Me encanta las caras, y si me gusta tu cara, quiero besarla y tomar una de estas fotografías. Solo quiero besar y compartir mis experiencias”, declaró Jedediah Johnson.