• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Quién es Henrique Meirelles, el hombre “más fuerte” del nuevo gobierno de Brasil

Henrique Meirelles, ministro de Hacienda interino de Brasil | Foto: O Globo

Henrique Meirelles, ministro de Hacienda interino de Brasil | Foto: O Globo

El ministro de Hacienda interino del país suramericano es especialista en economía. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en el sector bancario privado y llegó a ser presidente mundial del BankBoston  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si el nuevo gabinete brasileño cuenta con un apoyo unánime, en medio de los cuestionamientos y desacuerdos tras la suspensión de Dilma Rouseff, es la de la figura del ministro de Hacienda, Henrique Meirelles. 

El "hombre fuerte" del gobierno interino de Michel Temer es el mismo que respaldó durante siete años ante los mercados al ex Mandatario Luiz Inácio "Lula" da Silva, cuando se desempeñaba como presidente del Banco Central.

Además de ser el "núcleo duro" del gobierno Temer, al reconocido ex banquero de Wall Street de 70 años se le ha confiado la difícil tarea de sacar a flote la desgastada economía del país que atraviesa una recesión histórica, una inflación de 10% y un contingente de desempleados que supera las 11 millones de personas.

Especializado en Economía por la Universidad de Harvard ha desarrollado la mayor parte de su carrera en el sector bancario privado y llegó a ser presidente mundial del BankBoston, lo que le ha permitido ganarse el respeto de los mercados financieros.

Carrera política

Tras su paso por Estados Unidos, Meirelles regresó a Brasil en 2000 dispuesto a sumergirse en el mundo de la política y seguir la tradición familiar iniciada por su abuelo, que fue alcalde de su ciudad natal, Anápolis, en el estado de Goias.

Fue diputado federal por el opositor Partido Social de la Democracia Brasileña (PSDB), pero se desvinculó de ese movimiento para ocupar la presidencia del Banco Central entre 2003 y 2010.

La elección de Meirelles como jefe del emisor brasileño consiguió apaciguar los ánimos de los inversionistas cuando estos creyeron que Lula, un ex metalúrgico y dirigente sindical, daría a la economía un giro radical a la izquierda.

El ex banquero subió las tasas de intereses poco después de que el ex presidente asumiera su cargo, en 2003, lo que generó críticas de las alas más duras del gobernante Partido de los Trabajadores, formación a la que pertenecen Rousseff y Lula.

El nuevo partido oficialista ya ha anticipado algunas de las líneas maestras de la que será su gestión económica, ahora comandada por Meirelles: recortará el gasto público y discutirá una reforma del sistema de jubilaciones y pensiones, que está al borde de la bancarrota, aunque se ha comprometido a no tocar los programas sociales.

A la hora de "aplicar la tijera", Meirelles tendrá por delante la resistencia de los movimientos sociales, que ya han advertido que tomarán las calles del país contra lo que consideran el programa del "retroceso".