• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Harvard confirma que libro de su biblioteca está forrado con piel humana

Un médico afirmó haber empastado el libro con la piel de un paciente que nadie reclamó al morir. / Captura CNN

Un médico afirmó haber empastado el libro con la piel de un paciente que nadie reclamó al morir. / Captura CNN

La revelación causó impacto entre muchos de los estudiantes que solicitaron la obra para leerla en sus residencias

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tras una serie de estudios a cargo de un equipo científico, la Universidad de Harvard -ubicada en Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos- confirmó que en las estanterías de una de sus bibliotecas hay un libro que está forrado con piel humana.

Se trata de la obra "Des destinees de l'ame" del escritor francés Arsene Houssaye, que data del siglo XIX.

Una serie de pruebas científicas comprobaron las sospechas de muchos de los que tuvieron el libro en sus manos. Con un 99% de asertividad, los estudios indicaron que éste estaba empastado con piel de origen humana.

Incluso, se realizaron contramuestras para verificar que no se tratase de piel de origen primate.

Según detalló CNN Internacional, el texto narra historias del alma y la vida después de la muerte. El ejemplar que estaba en la universidad fue regalado por el autor a un amigo médico en 1880 -Ludovic Bouland-, quien lo forró con la piel de un paciente que padecía enfermedades mentales, cuyo cuerpo nadie reclamó cuando murió.

Dentro del libro, Bouland habría dejado una nota que decía: "Un libro sobre el alma humana merece una cubierta humana".

La revelación de este hecho causó impacto en la comunidad estudiantil de la casa de estudios. Muchos alumnos, incluso, recordaron haber solicitado el libro en la biblioteca para leerlo en sus residencias.


Antigua práctica común

Desde la universidad explicaron que antiguamente era habitual empastar los libros con este método.

"Denominado bibliopegia antropodérmica, la encuadernación de libros con piel humana se ha dado al menos desde el siglo XVI (…). Las confesiones de los criminales eran ocasionalmente encuadernadas con la piel del convicto, o una posible petición individual para ser recordado por la familia o amantes en forma de libro", detallaron.