• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Gobierno español retira controvertida reforma que restringe casos constitutivos de aborto

Mariano Rajoy / Foto: AFP

Mariano Rajoy / Foto: AFP

El proyecto, transversalmente criticado en el país, buscaba modificar la actual ley que autoriza el aborto libre hasta las 14 semanas de gestación y, en caso de malformación del feto, hasta las 22 semanas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Criticada de izquierda a derecha, dentro y fuera de España, la reforma de la ley del aborto del Gobierno español fue retirada por falta de consenso, anunció este martes el jefe del ejecutivo, Mariano Rajoy.

"En este momento, yo, como Presidente del Gobierno, creo que he tomado una decisión que es la más sensata", afirmó, reconociendo los desacuerdos alrededor de un proyecto de ley que prohíbe el aborto incluso en caso de malformación del feto.

"Lo que no podemos tener es una ley que cuando llegue otro gobierno la cambia al medio minuto", afirmó Rajoy.

Una de las grandes promesas electorales del conservador Partido Popular (PP) antes de llegar al poder a finales de 2011, la reforma había sido aplazada en varias ocasiones, en un contexto de desacuerdo en el propio seno de la derecha española.

Su artífice, el ministro de justicia Alberto Ruiz-Gallardón aseguró en junio que debía ser finalmente aprobada este septiembre.

Al grito de "¡Aborto Libre!", miles de personas se manifestaron en febrero en España y en países europeos como Francia o Gran Bretaña contra ese anteproyecto de ley. Y decenas de mujeres contrarias al texto viajaron a Madrid desde el norte del país en el llamado "Tren de la Libertad".

El ejecutivo de Rajoy había aprobado menos de dos meses antes un anteproyecto para reemplazar la ley de 2010, aprobada bajo el anterior gobierno socialista, que actualmente autoriza el aborto libre en España hasta las 14 semanas de gestación y, en caso de malformación del feto, hasta las 22 semanas.

Dicho proyecto sólo permitía la interrupción del embarazo en dos casos: cuando dos médicos distintos certificasen la existencia de un peligro para la vida o la salud física o psíquica de la madre, o en caso de violación, siempre que hubiese una denuncia previa ante la policía.

Aplaudido por la Iglesia católica española, que lo veía como un "avance positivo", el texto no permitía el aborto en caso de malformación del feto, lo que llevó a varias figuras del PP a sumar sus críticas a las de la oposición de izquierda y las feministas.

Rajoy precisó, sin embargo, que contempla modificar el más polémico aspecto de la ley de 2010: el hecho que las jóvenes de 16 o 17 años puedan abortar sin el consentimiento de sus padres.

Esto no impidió que los grupos proabortistas celebraran la retirada del proyecto.

"Estamos volviendo un poco adonde nunca debimos dejar de estar: al marco europeo en el que se respeta a la decisión de la mujer y sobretodo donde el aborto se hace en condiciones seguras y igualitarias", afirmó la portavoz de la plataforma Decidir Nos Hace Libres Isabel Serrano.

Feministas y médicos habían advertido que una ley restrictiva empujaría a ciertas mujeres a viajar al extranjero para interrumpir su embarazo mientras que otras, con menos recursos, estarían abocadas a abortos ilegales sin garantías para su salud.