• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Factores que aumentan el riesgo de sufrir un derrame cerebral

El estudio muestra el punto exacto en el tiempo cuando la información recuperada incorrectamente se implanta en una memoria existente | Cortesía

El estudio muestra el punto exacto en el tiempo cuando la información recuperada incorrectamente se implanta en una memoria existente | Cortesía

Las complicaciones más frecuentes ocurren cuando la persona se queda sin fuerzas de forma repentina y tiene dificultad para desplazarse por sí misma, así como inestabilidad corporal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un aneurisma cerebral es un punto débil en la pared de una arteria del cerebro. Solo si un aneurisma cerebral presiona los nervios puede causar síntomas, como visión doble o adormecimiento en un lado de la cara o el cuerpo. No se conoce con certeza cuál es la causa exacta de un aneurisma. 

Sin embargo, estar sometido a mucho estrés y factores de riesgo como el consumo de cigarrillos y alcohol, mala alimentación, hipertensión arterial, diabetes, problemas cardiacos, obesidad y sobrepeso elevan las posibilidades de sufrir un derrame cerebral, advirtieron médicos especialistas.

Marcos Vilca, médico neurólogo del portal Salud en Casa, explicó que el derrame cerebral, también llamado ataque cerebral, ocurre cuando se produce una alteración del flujo normal de sangre en el encéfalo o cerebro.

"La interrupción de la corriente sanguínea se produce cuando un coágulo bloquea uno de los vasos sanguíneos vitales del cerebro (accidente isquémico) o bien cuando un vaso sanguíneo del encéfalo se revienta, con lo que la sangre se derrama sobre los tejidos circundantes (ataque cerebral hemorrágico)”, precisó a la agencia Andina.

El especialista señaló que en los últimos años han aumentado los casos de derrame cerebral debido que muchas personas mantienen un descuido en su alimentación y su estado físico, sin tomar en cuenta que a futuro pueden ser víctimas de enfermedades cardiovasculares o derrames cerebrales que pueden ser fulminantes.

Vilca señaló que un derrame se produce con mayor frecuencia en adultos mayores de 60 años, con factores de riesgo como los señalados, pero también hay casos de jóvenes que pueden sufrir este problema de salud.

En estos casos, detalló, las causas pueden estar relacionadas a infecciones en las vías respiratorias altas (oído, nariz  y garganta), por el cambio brusco de temperatura o por padecer malformaciones arteriales y adicción a drogas.

SÍNTOMAS Y RECOMENDACIONES

El neurólogo sostuvo que son síntomas de un posible derrame cerebral la dificultad de la persona para pronunciar palabras o vocalizar, falta de fuerza en brazos y piernas, inestabilidad en la marcha o adormecimiento de medio cuerpo.

“Todo derrame es una emergencia y el afectado requiere de una evaluación inmediata  por un médico especialista. Algunas veces es necesaria una hospitalización, dependiendo del estado del paciente. Para ello se necesita que se le haga exámenes de sangre (glucosa, colesterol, triglicéridos), tomografía cerebral, evaluación por un cardiólogo y un neurólogo”, indicó.

Vilca afirmó que las complicaciones más frecuentes ocurren cuando la persona se queda sin fuerzas de forma repentina y tiene dificultad para desplazarse por sí misma, así como inestabilidad corporal.

De no recibir atención a tiempo el problema puede alcanzar mayores proporciones y la persona no podrá mover brazos ni piernas. En casos extremos puede quedar en coma y luego fallecer, tal como le ocurrió a la cantante.

“Hay que aclarar que la parálisis facial no tiene relación con el derrame cerebral, aunque muchos los confunden, dado que solo afecta al rostro. Cuando este problema tratado oportunamente, la recuperación es completa o muy significativa, mediante un tratamiento  de medicina física y rehabilitación”, manifestó.

El especialista recomendó a la población tener una vida saludable, evitar el sobrepeso, el consumo excesivo de tabaco y bebidas alcohólicas, realizar mayor actividad física y quienes ya padecen de factores de riesgo, mantener controles continuos de presión arterial, glucosa, colesterol, triglicéridos, para evitar un cuadro que desencadene un derrame cerebral.